La falta de control en el sector estatal abre brechas a las ilegalidades

Granma-. A partir de las directivas aprobadas por el Consejo de Ministros, para la prevención y el enfrentamiento al delito, la corrupción, las ilegalidades y las indisciplinas sociales, en esta oriental provincia se han detectado numerosas actividades ilícitas, que tienen su principal caldo de cultivo en la falta de control de entidades del sector estatal.

Héctor Cordero Hernández, jefe de la Dirección Integral de Supervisión (DIS) en Granma, precisó a este diario que, como resultado de las inspecciones, los operativos realizados de conjunto con el Ministerio del Interior, y la comprobación de las denuncias efectuadas por la ciudadanía, se ha podido constatar que una gran parte de los productos que se están comercializando en el mercado ilegal de la provincia proviene de instituciones estatales.

En tal sentido, destacó que se han aplicado más de 50 multas por la venta ilegal de cigarros criollos en casas, cuyo precio ascendía, como promedio, a alrededor de 200 pesos por cada cajetilla, «es decir, unas 20 veces por encima de su precio oficial», añadió el directivo.

En otras de las supervisiones ejecutadas por la DIS se detectó que en la unidad empresarial de base de Acopio, del municipio de Bayamo, se había llevado a cabo la compra a una mipyme radicada en La Habana, de 5 000 pares de botas de goma, por un importe de 7,5 millones de pesos, sin que mediaran facturas ni contratos ni registros en la contabilidad.

Cordero Hernández añadió que las ventas de garaje han sido otro de los espacios propicios para fomentar la comercialización de productos importados o sustraídos de entidades estatales. «En un operativo de un solo día, en la provincia se aplicaron 31 multas a personas que violaban lo establecido para las ventas de garaje y se decomisaron productos por falta de licitud».

Otras violaciones encontradas en el territorio revelan que en varias entidades estatales se acaparaban productos como aceite, aseo, alimentos, medicamentos, balitas de gas y otros, para su posterior reventa en el mercado informal; mientras que en algunas bodegas se adulteraba el precio de las ofertas liberadas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*