Invasión escocesa en Madrid

El Real Madrid esperaba llegar a la última jornada de la fase de grupos de la Champions League con todo resuelto, con el primer puesto atado y con un sorteo de octavos de final más amable asegurado; pero el empate en Varsovia ante el Shakhtar y la derrota en casa del Leipzig chafaron esos planes y obligan al equipo blanco a afrontar el duelo de este miércoles ante el Celtic en el Bernabéu (18:45 horas) con todo el rigor posible, consciente Ancelotti de que debe ganar para atar la primera plaza.

En los planes del italiano antes de jugar en Varsovia contra el Shakhtar entraba usar este duelo para hacer rotaciones, pero las apreturas tras los últimos pinchazos evitarán que el técnico refresque el once titular y, seguramente, impulsará una entrada mucho mejor de lo esperable. La previsión del Real Madrid es recibir unos 54.000 aficionados en el Bernabéu, de un aforo total que, de momento, debido a las obras, se mantiene en 62.000. Y el Celtic estará bien apoyado igualmente, tanto dentro como fuera del campo.

UEFA establece la obligatoriedad de ceder el 5% de las localidades al equipo visitante; en este caso, ese 5% supone algo más de 3.000 asientos que estarán poblados plenamente por aficionados escoceses. Lo que preocupa al Real Madrid, y también a las fuerzas policiales de la capital española, es que la previsión habla de otros 7.000 escoceses sin entrada para el partido aterrizando en Madrid entre el martes y el miércoles. El partido, por si acaso, ha sido declarado de alto riesgo y el dispositivo de seguridad contará con más 1.800 efectivos: 385 agentes de la Policía Nacional, 80 de la Policía Municipal, 40 componentes del Samur-Protección Civil, 3 del Cuerpo de Bomberos, 62 miembros de Cruz Roja y 1.254 vigilantes y auxiliares de seguridad del propio club de fútbol.

Pancartas contra la reina Isabel II

Sin embargo, hay cierta tranquilidad al tratarse de una afición como la del Celtic, animosa pero pacífica y que no suele registrar incidentes. De hecho, fue designada como la mejor afición del mundo en los premios The Best de la FIFA en 2017. Aunque siempre hay excepciones: el lunes fueron desalojados en Albacete 40 escoceses que viajaban en el tren entre Alicante y Madrid por estar molestando al resto de pasajeros e insultando al personal de RENFE; el suceso supuso un retraso de 52 minutos en la llegada. El plan de seguridad prevé transferir a los aficionados del Celtic a Plaza de Castilla a partir de las 15:00 horas, para luego ser escoltados hasta Avenida de Brasil y empezar el ingreso en el estadio dos horas antes del duelo (empieza a las 18:45 horas). Habrá tres anillos de seguridad para comprobar que todos los que acceden llevan entrada para el partido y no tienen nada peligroso encima.

El Celtic también ha informado a sus aficionados de que deben mandar fotografías de las banderas y pancartas que deseen llevar al partido para que sean previamente aprobadas; una medida que viene impulsada por las pancartas anti monárquicas que mostraron los aficionados del Celtic en la visita al Shakhtar en Varsovia, apenas unos días después del fallecimiento de la reina Isabel II de Inglaterra. Dichas pancartas provocaron una multa de la UEFA de más de 13.000 libras para el club escocés.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*