Él comparte la mejor medicina

Diuver Pérez Reina, uno de los médicos pertenecientes al policlínico Joel Benítez, de Cauto Cristo, asume en cuerpo de guardia la atención a los pacientes con una alta dosis de responsabilidad, especialmente cuando se trata de niños o embarazadas.

El especialista en Medicina General Integral es reconocido por su elevada profesionalidad y aunque solo posee cuatro años de graduado, resulta notable la forma elocuente de atender a los enfermos y la concentración con la que realiza el análisis clínico tras un examen minucioso.

Sus procederes tienen un alto valor para el diagnóstico. ¿A qué se debe la facilidad con que realiza esa labor?

“He transitado por varias áreas de salud. Primero un año en una zona intrincada, muy distante de un policlínico. Trabajé en El Salvial, una de las comunidades del consejo popular de Tranquera donde aprendí la importancia de la atención primaria. La medicina preventiva es la más importante. Allí pude contextualizar los padecimientos más comunes de acuerdo con los estilos de vida, donde ya el agua es más accesible y potable, para aquel entonces no. Eso provocaba niveles de contaminación lesivos para la salud”, refirió.

“Continué mi rotación, según las necesidades del municipio en otros consultorios de familia y he cumplido varios roles en el policlínico local; uno de los más importantes como Jefe del Programa Materno Infantil, que hoy exhibe éxitos a nivel provincial”, precisó.

Diuver es por excelencia buen compañero y de un carácter compasivo según relatos de sus colegas. Se trata de un hombre respetuoso, sencillo, dinámico, prudente y dispuesto para quien le necesite. ¿Esas cualidades son innatas, heredadas o aprendidas?

“Mi familia está caracterizada por los valores en todos los ámbitos. Esa formación tiene su dosis, pero cada uno es un ser individual con posibilidad o habilidades para comportarse de acuerdo con las circunstancias y el nivel de compromiso”, destacó.

“Cuando estudias tienes un grupo de profesionales con quienes te relacionas y eso puede influir, sin embargo, no todos los alumnos captan las enseñanzas que dependen más del ejemplo. Soy nativo de San Pablo de Yao, Buey Arriba, un pueblo de personas muy nobles a quien debo mi infancia. Hace ya diez años vivo en Bayamo”, comentó el entrevistado.

Existe una relación necesaria entre su estilo de vida personal y las exigencias de la medicina. ¿Existe para usted algún paradigma que incentive esa forma natural y comprometida?

“Ernesto Ché Guevara es uno de los precursores de la medicina latinoamericana. Para él siempre la gratitud, porque la solidaridad y el altruismo sí son principios que aprendemos de hombres y mujeres que han hecho historia”.

“Cuando tomas entre tus manos un niño, una gestante con un padecimiento, percibes que su vida está en tus manos. Nada más hermoso que colaborar con la sonrisa de los pacientes. Es la mejor medicina”, enfatizó.

Usted quiere proseguir con la superación profesional. ¿Existe un vínculo entre sus prioridades académicas y la pasión con que dialoga sobre las embarazadas y los niños?

“Concluí recientemente la especialidad de Medicina General. Aunque decidí posponer por algún tiempo mis propósitos de estudios si pretendo la Obstetricia como una segunda oportunidad”, respondió Pérez Reina, mientras otro paciente espera ser atendido.

En 24 horas de servicio de guardia muchas personas acuden al policlínico donde Diuver a pesar de ser muy joven ha ganado un reconocimiento entre los pobladores.

Como él, sus compañeros también prestigian el sector de la salud en Cauto Cristo con positivos indicadores en la provincia entre los que sobresalen la mortalidad materna, infantil y escolar en cero durante este año, además del incremento de la natalidad en más del 50% respecto al 2022.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*