Cauto Cristo: pueblo de ricas tradiciones

Cauto Cristo posee una cultura ganadera, agrícola, religiosa y política, perfeccionada desde el descubrimiento del primer asentamiento aborigen en estas tierras.

Jorge Ramírez Rojas, historiador del territorio durante varios años aportó evidencias de la presencia de grupos que poblaron algunos sitios de nuestra geografía hasta la colonización española con diversidad en su desarrollo y cultura.

A partir del año 1650, luego de más de un siglo de la fundación de la Villa San Salvador de Bayamo, fue ubicada una ermita con un Cristo de adobo en la ribera del Cauto en un área cercana al pueblo.

La pesca y la caza, así como la práctica paulatina de la agricultura, enriquecieron la vida tradicional de estos campos.

Un camino amplio permitía el cruce por el río, en la parte Oeste del poblado principal y de ahí surge el primer nombre de la zona: “El Santo Cristo del buen viaje”.

Posteriormente “El Cauto del Santo Cristo” también fue sinónimo de esa tradición católica impuesta por el gobierno español.

La literatura incluye varios acontecimientos desde la primera etapa de la lucha por la independencia, alegóricos a fincas de jurisdicción de Jiguaní, perteneciente para entonces a la antigua provincia de Oriente.

Sitios históricos perpetúan aquí un encuentro entre los hermanos Antonio y José Maceo. Algunos escritores comparten criterio de que fue en esa ocasión cuando se produjo su último abrazo.

El nacimiento de la poetisa María Luisa Milanés y la edificación del emblemático puente preceden a la inauguración de la carretera central Bayamo-Holguín en 1933.

Fue para fines de esa primera mitad del siglo XX, que Carlos Borja Garcés comenzó a dirigir una célula del Movimiento 26 de Julio en esta demarcación, de la cual era integrante Ángel Fernández Parra, reconocido como mártir del municipio.

El joven Ángel, junto a sus compañeros, intentaron tomar el control de la instalación ubicada al lado del puente custodiada por miembros de la guardia batistiana, donde fue herido de muerte y desaparecido hasta hoy.

Un invernal 27 de diciembre de 1958 fue liberado el territorio y la localidad reconocida oficialmente por Fidel Castro al paso de la caravana de la libertad.

Poco después del triunfo revolucionario el líder histórico comenzó a frecuentar una casa convertida posteriormente en palacio de pioneros. Desde aquí condujo la zafra del 70 en la zona oriental.

Anicio Escobar López, escolta de Raúl Castro confirmó la presencia del Comandante en Jefe en esta localidad con objetivos organizativos durante varios años.

En 1963 Fidel se interesó por los habitantes de la zona, tras el impacto del ciclón Flora.

Hoy este territorio reconocido como municipio en 1976 y poblado por poco más de 20 mil habitantes, goza de prestigio por las bondades de la ganadería con impactos favorables en la comercialización de carne. También sobresale por indicadores agrícolas, de salud y un clima sociopolítico estable.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*