Casi cinco siglos de elecciones en Brasil

Por*-  Osvaldo Cardosa


Brasilia-. Brasil registra casi cinco siglos de elecciones desde 1532, periodos marcados por disputas, conquistas, autoritarismo y gritos de libertad que terminaron en un ejercicio pleno de derechos políticos como los históricos comicios del 2 de octubre.Historiadores indican que el derecho a votar y a ser votado fue garantizado y vetado, ampliado y restringido, además de constituir un instrumento de cuantía en la ciudadanía y un medio de coerción de algunos sectores sociales sobre capas de la población.

Precisan que el cambio de colonia a imperio y después de imperio a República no necesariamente representó un avance.

Solo con la creación de la Justicia Electoral, en 1932, se inició la construcción de las bases para el ejercicio pleno de esos derechos en Brasil. En las últimas décadas, la urna electrónica descuella como símbolo de democracia y transparencia.

Para los especialistas, la informatización del voto es la coronación del esfuerzo histórico de la Justicia Electoral de posibilitar al ciudadano los medios necesarios para la plena manifestación de la voluntad popular, proporcionando seguridad, rapidez y fiabilidad al proceso electivo.

Las cotejadas elecciones en el gigante suramericano comenzaron a partir de la Constitución de 1824, que estuvo vigente durante todo el período imperial. Sin embargo, la participación en ellas era bastante condicionada. Para tener derecho al voto, el elector debería tener la edad mínima de 25 años y ser de sexo masculino.

Además, el voto era censitario (modalidad de sufragio restringido), es decir, el elector debía comprobar la renta mínima anual proveniente del comercio, industria o propiedad de tierras.

La proclamación de la independencia en 1822 promovió la formación del imperio brasileño y, consecuentemente, el voto para el nombramiento de los representantes en las casas legislativas.

No obstante, las limitaciones en la participación del voto impedían que la mayoría de la población participara en la consulta. De esa forma, la élite agraria, que tenía la renta necesaria exigida por ley, podría participar en las elecciones y mantener la estructura social del imperio.

Con la promulgación de la República el 15 de noviembre de 1889, por primera vez el elector pudo elegir al presidente que gobernaría Brasil por cuatro años. No existía el sufragio censitario, él era abierto, lo que favorecía el fraude y el conocido voto de cabresto, antiguo sistema de control político abusivo, impositivo y arbitrario.

El elector votaba no por convicción, sino por presión de los coroneles que eran los jefes oligárquicos del interior del país.

Durante toda la llamada República Vieja, el ejercicio permitió ampliar la participación del elector, pero las prácticas coercitivas impidieron que el voto ocurriera de forma libre. Las élites se mantenían en el poder por estas manipulaciones.

NUEVOS RUMBOS PARA LAS CONSULTAS

La Revolución de 1930 trajo nuevos rumbos para las consultas. La Constitución de 1934 estableció el voto secreto y, por primera vez en la historia nacional, las mujeres conquistaron ese derecho.

Otra distinción garantizada por esa carta fue la Justicia Electoral, órgano federal que fiscalizaba (y aún fiscaliza) las votaciones, impidiendo el fraude y otras irregularidades.

En 1982, dentro del proceso de apertura lenta, gradual y segura, ocurrieron elecciones directas, y venció la oposición en grandes estados como Sao Paulo (Franco Montoro) y Río de Janeiro (Leonel Brizola).

El movimiento de las Directas Ya apoyó la enmienda Dante de Oliveira, que cambiaría la Constitución, convirtiendo en 1985 las presidenciales directas, pero el Congreso no aprobó la enmienda, y la última deliberación de la dictadura (1965-1985) fue hecha por voto indirecto.

La Constitución de 1988 devolvió los derechos individuales, las libertades democráticas y el plebiscito directo.

Al año siguiente, los brasileños pudieron votar para presidente, algo que no ocurría desde 1960. En aquella disputa, por primera vez hubo segunda ronda. Fernando Collor de Mello y Luiz Inácio Lula da Silva disputaron las primeras elecciones directas en el balotaje.

Collor fue elegido y entró en la historia como el primer civil elegido democráticamente poco después del golpe militar de 1964.

Desde entonces, las elecciones se realizan de forma directa, con legislación electiva garantizando la igualdad en la participación de los candidatos durante la campaña proselitista y evitando anomalías.

Las votaciones se realizan desde 1996 por medios electrónicos. El elector introduce el número del candidato en la máquina y finaliza el proceso haciendo clic en el botón Confirmar.

Así, se agiliza el procesamiento del voto, y, en pocas horas después del término de la consulta, el resultado ya es divulgado por el Tribunal Superior Electoral.

Pese a continuos cuestionamientos del mandatario de tendencia ultraderechista Jair Bolsonaro respecto a la fiabilidad del referendo por el voto electrónico, la Justicia Electoral certifica la idoneidad de ese moderno receptáculo.

El electorado brasileño está distribuido en cinco mil 570 municipios nacionales y 181 ciudades en el exterior. Además, las mujeres representan el 52,65 por ciento de los más de 156 millones de votantes inscritos.

Según la legislación nacional, para ser electo un candidato presidencial debe obtener la mayoría absoluta de votos, es decir, más de la mitad de los válidos (excluidos los en blanco y nulos). En caso de que ninguno de los aspirantes cumpla con ese criterio, se realizará una segunda vuelta, prevista para el 30 de octubre.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*