Sin consuelos de tontos

Resulta casi imposible no pensar hoy en primera persona; ante los recientes intentos extranjeros de desestabilizar el orden y los ánimos en mi país no puedo hacer otra cosa que remitirme a mí misma, a mi experiencia vital como joven cubana.