Un día que no puede ser olvidado

27 noviembre 2020 Por Ariel Rodríguez Gómez 0

Los hechos se precipitaron cuando en un día cualquiera los muchachos, algunos de ellos jugaron con un carrito fúnebre en los predios del cementerio Espada de La Habana, a la espera de un profesor; otro arrancó una flor, el más joven, Alonso Francisco, de apenas 16 años; algunos ni siquiera [leer más]