Críticas, dudas y omisiones tras mensaje presidencial en Perú

Lima-. Las dudas que genera hoy el mensaje del presidente peruano, Pedro Castillo, sobre reuniones fuera del palacio de Gobierno, coinciden en abstenerse de discutir que sectores de poder nunca aceptaron su elección.

Las críticas y advertencias le señalan falta de contundencia y de explicaciones a la reuniones nocturnas en su domicilio con funcionarios y empresarios y reclaman investigaciones que el mandatario respalda, mientras la derecha extrema le exige que renuncie.

Entre las reacciones hay muy pocas referencias a que, en el contexto del delicado problema, Castillo recordó que desde que asumió el cargo, una minoría de partidos y grupos económicos intentan atentar contra la voluntad popular porque no aceptan que un campesino y maestro rural gobierne y promueva cambios.

“El objetivo de estos grupos es vacar (destituir) al presidente sin ningún sustento y con absoluta irresponsabilidad, con las consecuencias que estos actos antidemocráticos tienen para nuestra población “, expresó.

Entre las reacciones la presidenta conservadora del Congreso de la República, María del Carmen Alva, consideró el mandatario no aclaró las denuncias sobre las citadas reuniones y que revelaron reportajes de televisión el domingo último.

“El país necesita de explicaciones precisas y contundentes. La democracia es también transparencia”, afirmó Alva, sin referirse al encono derechista que marca la gestión de Castillo en forma permanente.

El vocero de la bancada parlamentaria de Alianza para el Progreso (APP), Eduardo Salhuana, señaló este lunes que el presidente no tiene una postura autocrítica ni voluntad de corregir sus errores, problemas que debe superar, según dijo, “para evitar escenarios más complejos”.

Tanto APP como la bancada de Acción Popular (AP) adelantaron que niegan su apoyo la vacancia (destitución) presidencial promovida antes del incidente por los grupos legislativos de extrema derecha, posición que tiende a perder fuerza en medio de una nueva arremetida mediática contra Castillo.

La posición de ambas bancadas, ubicadas en el centro del espectro político, han sido matizadas, sin embargo, tras el incidente de las reuniones nocturnas, y de alguna manera fueron condicionadas al desenlace del caso, investigado por la Contraloría y la Procuradoría del Estado.

La vocera de AP, Karol Paredes, consideró “bastante tibio” el mensaje presidencial de anoche, en el cual el presidente se deslindó de cualquier paso de corrupción y planteó que lo sucedido se investigue, a tiempo de señalar que los asuntos oficiales los trata en palacio y en su casa solo recibe visitas personales.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*