Che nuestro de cada día, aprendimos a quererte (+ audio)

Cada 8 de octubre regresas más guerrillero que nunca. Es que tu ideario es uno de los más profundos y coherentes de la historia del pensamiento marxista latinoamericano. Un pensamiento que, además, se mostró reflexivo sobre los procesos que acompañaron a una revolución socialista de liberación nacional.

Sobre ambos razonaste y participaste hasta donde te permitió tu corta vida. Sobre éstos dejaste discursos, escritos y una existencia ejemplar basada en el estricto sentido ético que preconizaste. Cuanto pensaste, dijiste y escribiste nunca estuvo divorciado con tu hacer, el cotidiano o el de mayor alcance, el que te elevó a la categoría de Guerrillero Heroico en los años en que la lucha armada se concebía como la estrategia revolucionaria para derribar oligarquías.

Nos llegaste desde un ambiente familiar calificado de liberal que propició a un Ernesto Guevara las primeras ideas relacionadas con el rechazo a las injusticias sociales y a las tiranías. Conocimos que tu enfermedad asmática te recluyó entre las paredes domésticas y que la dirección intelectual de una madre adelantada a su época y con determinadas contradicciones con su clase social enriqueció progresivamente tus bases cognoscitivas y espirituales.

De joven, fueron importantísimas las experiencias vividas en tus dos viajes a través del continente. En estos recorridos conociste y sufriste las situaciones de extrema miseria y explotación de las masas indígenas y trabajadoras.

En tu historia más contemporánea, México, el Movimiento 26 de Julio, el Granma, la Sierra Maestra, Angola, Bolivia. Y, sobre todo, el proceso de creación de la nueva sociedad cubana -enmarcada en el enfrentamiento constante a los grupos de poder estadounidenses y sus aliados, así como la asimilación de experiencias llegadas del socialismo europeo- hicieron posible que tu ideario se perfilara y extendiera como uno de los más valiosos frutos de la Revolución cubana, convirtiendo el Ernesto Guevara en nuestro entrañable Che.

El conocimiento más puntual de las circunstancias histórico-sociales y el conjunto ideológico-cultural de tu época resulta imprescindible para precisar en qué medida los asimilaste y sobrepasaste. Es base general en tu pensamiento el desarrollo de la conciencia comunista mediante la educación y la cultura, orientadas hacia la consecución de actitudes y formas de pensar socialistas-comunistas propias del hombre nuevo.

Es el primer precepto porque supone el pilar sobre el cual descansan el resto de tus concepciones teóricas. Por ello representa un verdadero aporte de tu pensamiento por cuanto se aparta de consideraciones, que afirmaban que sin la previa modificación de la base material de la sociedad era impensable producir en los individuos un cambio de mentalidad en sentido socialista.

El hombre nuevo, tal como lo pensaste, es el que hace y vive la revolución y mediante su participación en ella, modifica la sociedad y, a la vez, gradualmente, se modifica a sí mismo. Por eso, afirmabas que “es un producto no acabado” -y no podría nunca estarlo- pues su formación marcha paralela al desarrollo de las nuevas formas económicas socialistas.

Para ti los hombres y mujeres se transforman y aprenden a transformarse a sí mismos junto a sus circunstancias. El deber, la moral y, sobre todo, el ejemplo, vinculan al individuo con el ideal socialista y la sociedad en transición. Por ello coleccionas cada 8 de octubre flores por toda la Isla. Y no basta con que todos se levanten para rodear tu estatua. Pues estás en perenne movimiento, con la adarga al brazo por lo mucho que hacer todavía. Por ello, Che nuestro de cada día, aprendimos a quererte.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*