Energía, fuerza y valor de pueblo

Manzanillo. – Podrá transcurrir un siglo que las imágenes siempre punzarán los sentimientos, cada expresión de dolor será, invariablemente para las generaciones de cubanos, el reclamo instantáneo de la justicia que se fueron sin pagar dos de los principales culpables.

Hace 45 años, el pueblo de Cuba recibió el más brutal y repudiable golpe de terrorismo que recuerde la humanidad hasta hoy: estremecer en llanto a la Isla valerosa, gigante, y rebelde; herir las entrañas de los afectos que se multiplican para seguir andando, no obstante el latir del recuerdo perpetuo.

Lacera el alma cada fragmento de los diálogos finales de la tripulación de la aeronave de Cubana de Aviación que cargada de 73 personas inocentes, de sueños y esperanzas, de juventud y grandeza regresaba victoriosa a la Cuba invicta y en el aire tropezó con las manos e ideas sangrientas y el odio visceral de quienes son incapaces de reconocer la dignidad y el decoro.

“Pusimos la bomba, ¿y qué?” y “estamos en guerra y se vale todo” son palabras de los autores del Crimen de Barbados; par de expresiones fieles al objetivo de destruir la Revolución y su proyecto socialista, sin reparar en las consecuencias de los malsanos propósitos.

El 6 de octubre de 1976 entró al libro de la Historia de Cuba como página de gris luctuoso; como cuartilla amarga e inolvidable ante la afrenta que significan los repudiables cimientos del terror.

Las imágenes afligen y resuenan en los oídos y al alma revolucionaria y patriótica de los cubanos, las frases del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la despedida de duelo de las víctimas del atroz acto:

“Hay un castigo para los criminales mayor que ningún otro, y es que cuando el crimen que pensaron convertir en un arma para desalentar al pueblo, para atemorizar al pueblo, se convierte en energía para el pueblo, en fuerza para el pueblo y en la multiplicación del valor del pueblo. Hay un castigo al que no se resignarán jamás: la derrota de sus ideas.”

Cada una de las 73 personas muertas en el acto terrorista de Barbados, hace 45 años, se hizo luz, infranqueable escudo impetuoso y presencia constante para cuando las lágrimas desciendan por las mejillas continúe temblando la injusticia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*