Retaguardia de primera línea

Manzanillo.- No son muy dados a las entrevistas, pero entre ellos forman una sólida y unida familia para que todo, absolutamente todo, lo que usted escuche mediante los radios receptores lo reciba limpio, nítido y especial, directo al corazón.

Si la audiencia dibuja en la mente los rostros de la mayoría de los locutores de cualquiera de las cien emisoras de radio de Cuba, disfruta de musicales, espacios de entretenimiento, dramatizados, informativos o de cualquier otro perfil es gracias al incansable y profesional desempeño de estos hombres y mujeres.

Cada uno es sinónimo de entrega permanente para que nada fracase cuando abren micrófonos, prende el lumínico “En el aire”, y “vuelan” por el éter, las voces convertidas en el objetivo que a cada programa escriben PASIÓN en grande y letras doradas.

Los que integran la familia de técnicos de la radio del sistema de la provincia de Granma ensanchan ejercicio cotidiano en el desafío que la señal ande ciudades, pueblos y llegue hasta el Pico Turquino con la claridad meridiana que hoy requiere la entrega radiofónica.

Para este periodista es privilegio y orgullo mayor coincidir en actos, ceremonias y programas en exteriores con ellos, no importa si el escenario angosto o amplio.

Bastan el impulso y el compromiso, junto a una pequeña consola, un teléfono, micrófonos y un radio, para “tener referencia.”

La eficiencia es prioridad y tras esa cualidad andan los estudios de las instituciones de Jiguaní, Guisa, las dos de Bayamo; la de Manzanillo y Niquero, y las corresponsalías municipales, también.

Esos colectivos son testigo fiel de las crecientes mejoras que en materia tecnológica se impulsan aquí con el propósito de que la obra adquiera valores agregados, sin apartar las lógicas carencias, a las que anteponen ideas, destrezas e innovación para ser mejores.

Los que trabajan en Granma no son segundos y muchos de ellos ostentan el Premio al Mérito Técnico, que confiere la dirección nacional de la Radio cubana. Ahí está el paradigma que es el ingeniero Guillermo Fundora, de Radio Granma.

Junto a aquel, Alfredo Hechavarria y Reynaldo Cuba conformaron una tríada que dejó impronta y ahora recibe en sus manos y talento el joven Marcos Tamayo.

Similar trascendencia adquiere el prestigioso quehacer de Elio Sánchez y Yitmang Peña, desde Radio Bayamo. Ellos y todos bajo la guía y atenta conducción del ingeniero Carlos Medina, subdirector técnico de la radio granmense.

En el necesario recuento no puede faltar Rolando de la Cruz, sonidista y alma de decenas de inventos, matizados con intrepidez y pericia.

Cada 25 de septiembre se festeja el Día de los Técnicos de la Radio Cubana, porque esa jornada marca el nacimiento de Luis Casas Rodríguez, considerado el primer técnico de este medio de difusión en la Isla.

Hijo de Luis Casas Romero, Luisito heredó del padre el amor por la radio, pues su progenitor resultó bujía al crear la Q2LC, primera planta cubana.

Hoy, los ingenieros, especialistas y técnicos honran con su accionar la huella de ambos profesionales.

Todos son imprescindibles desde la retaguardia, que es primera línea para
convertir en imágenes el sonido de la Radio cubana.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*