Inclusión social: crecer desde el amor y la voluntad

Abraham juega y sonríe feliz en su hogar del municipio de Campechuela, donde recibe el cariño y besos de su familia; el afecto de las amistades para quienes este pequeño no pasa inadvertido.

El niño acaba de cumplir los nueve años y al Síndrome de Down y otras enfermedades que padece, entre ellas una malformación congénita de las rodillas, no le han impedido ir por sus sueños de inclusión social, con el apoyo de los familiares y los amigos de similar edad.

La inclusión social persigue mejorar de manera integral las condiciones de vida de las personas, para ofrecerles las mismas oportunidades educativas, laborales y económicas de las que disfruta el resto de la sociedad.

Cuba es ejemplo mundial de la temática, a la que siempre prestó especial y particular relevancia el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con la creación e impulso de las asociaciones para agrupar a las personas con diferentes limitaciones.

Esas constituyen entes rectores de las diversas políticas y objetivos trazados en busca las transformaciones de diversos ámbitos, en los cuales sean los niños, adolescentes, jóvenes y adultos activos protagonistas de su propia transformación.

El territorio granmense muestra evidentes resultados en la inclusión de sus habitantes a la sociedad, entre ellos la graduación y labor de abogados, médicos y deportistas; entre estos últimos con las mayores palmas para los paracampeones Leonardo Pérez Aldana, nadador; el discóbolo Leonardo Díaz Aldana y la pesista Leydis Rodríguez.

Ellos y muchos otros son el empeño tangible de los retos que se definen en los colectivos de las escuelas especiales; talleres, entidades y las casas de orientación a la mujer y la familia.

El país se apresta a analizar un anteproyecto de nuevo código de la familia, documento que también realza la trascendencia del apoyo, la organización, ejecución y chequeo de políticas encaminadas a perfeccionar y lograr avances en materia de inclusión social.

Hoy desde Campechuela Abraham sonríe feliz, y aunque no comprenda por sus padecimientos e inocencia; es futuro para este pequeño le reserva los colores de la alegría y los saberes de la mano de la madre y sus profesores.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*