Titular de ONU convoca a combatir el racismo y la discriminación

Naciones Unidas-. El racismo y la discriminación aún impregnan instituciones, estructuras sociales y la vida cotidiana en todo el mundo, advirtió hoy el secretario general de ONU, António Guterres, y llamó a combatir esos problemas con acciones concretas.

Además, el racismo estructural y la injusticia sistemática todavía niegan a las personas sus derechos humanos fundamentales, subrayó en su discurso en la reunión de alto nivel para celebrar el vigésimo aniversario de la Declaración y el Programa de Acción de Durban.

Este aniversario, consideró el titular, resulta una importante oportunidad para reflexionar sobre nuestra posición y hacia dónde debemos ir.

Africanos y afrodescendientes, comunidades minoritarias, pueblos indígenas, migrantes, refugiados, personas desplazadas y muchos otros continúan enfrentando el odio, la estigmatización, el chivo expiatorio, la discriminación y la violencia, lamentó Guterres.

La xenofobia, la misoginia, las conspiraciones de odio, la supremacía blanca y las ideologías neonazis se extienden, mientras los derechos humanos son atacados, recalcó.

También hay un preocupante aumento del antisemitismo, un creciente fanatismo antimusulmán, maltrato hacia minorías cristianas y otras formas de intolerancia, añadió.

El racismo –observó el secretario general de la ONU– es a menudo el catalizador cruel de todo esto.

La pandemia de Covid-19 resulta una prueba abrumadora de que estamos muy lejos de corregir los errores del pasado y en algunos grupos marginados, las tasas de mortalidad triplican el promedio, señaló.

Pero existe en medio de este panorama un rayo de luz en el horizonte: ha comenzado un movimiento por la justicia y la igualdad raciales, de fuerza, alcance e impacto sin precedentes, aseveró el diplomático portugués.

Esta nueva conciencia, a menudo impulsada por mujeres y jóvenes, crea un impulso que debemos aprovechar, dijo Guterres y llamó a cada Estado miembro a adoptar medidas concretas, incluidas políticas, legislativas y mediante la recopilación de datos para apoyar esos esfuerzos.

Podemos superar estas aflicciones y sanar, si reconocemos la diversidad como riqueza y entendemos, como en la Declaración y Programa de Acción de Durban, que la lucha contra el racismo es tanto un esfuerzo global y universal como una lucha en todas las sociedades.

Debemos actuar para rectificar los desequilibrios de poder globales -políticos, económicos y estructurales- arraigados en el dominio colonial, la esclavitud y la explotación que continúan arruinando el presente, convocó.

Asimismo, pidió asegurar que todos, independientemente de la raza, el color, la ascendencia, el origen nacional o étnico, el género, la religión, la orientación sexual u otro estado, puedan vivir una vida digna y con oportunidades.

En un momento en que nos sentimos más divididos que nunca, manifestó el titular, unámonos en torno a nuestra humanidad común.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*