La cola y sus entramados

Foto / Archivo

La cola cita entre los temas más recurrentes de nuestra población y en el presente este fenómeno adquiere fuertes matices.

De un lado y del otro se encaran motivos que tensan una situación que acompaña al diarismo cubano.

Por una parte la escases de productos y en otro orden la tendencia intrínseca a formar aglomeraciones aún cuando es conocido que el módulo alcanzará para todos.

Resulta que además en el medio de lado y lado yace, en muchas ocasiones, el criterio de: “mi trabajo es vender, la cola que la organice otro”.

Y tal vez el que vende no tiene que poner orden, pero sí los administrativos. De mucho valdría si establecieran mecanismos para hacer más ágiles el cobro de los productos, designar a más de un trabajador para la venta y lo más importante que la oferta llegue al personal de la cola y no se escape por la izquierda. Esto también es respeto al cliente.

Pero mientras se generalizan similares y otras alternativas siguen las colas con una elevada curva de desorden y es ese el panorama perfecto para los coleros; maestros en el arte de timar y sofocar los ánimos de quienes todavía esperan su turno sin hacer artimañas.

Son múltiples los hilos que entretejen esta problemática pues como cada tema aterrizado a nuestra realidad se impacta con el muro de las complejidades económicas. Pero, en esta polémica de las colas, aplicar el distanciamiento social, cuidar y respetar cada cual su turno, ayudarse mutuamente, eso habla más de principios que de economía.

1 comentario

  1. Bueno lo que no entiendo es porque tanta cola.hace falta más agilidad con las dependiente.aveces son ellas misma las que pasan a las mismas personas que ellas conocen .yo trabajaría así Reparto 100 números diario y ya que los que están de más que se vallan porner mucho carácter.es lo que hace falta …con esos 100 trabajan bien medio día si son ágil las cajeras pero no ellas quieren vender en un día todo así no vamos a mejorar esta pandemia en Bayamo .aparte venden los turnos 50 y 100 por favor a esas personas son las que les tienen que poner las multas .yo tengo que pasar todos los días por los paseos a trabajar y entre la violeta el banco agua y jabón y la dulcería aquello no hay por donde pasar la gente tirada a pleno medio día en el piso al frente de violeta esperando comprar 1 ventilador que a lo mejor no son para ellos es para vender .si te queda el dinero pero también la covid te llevas el ventilador y la enfermedad. contagias a tu familia y a lo mejor te mueres y no te llevas ventilador ni el dinero entonces hay que poner mano dura con eso es mi opinión gracias ..

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*