Cuba y la legalización de las empresas para revitalizar su economía (+ video)

Por Danay Galletti Hernandez


La Habana-. Cuba publicó varios decretos alusivos a la legalización de empresas, cooperativas no agropecuarias y régimen de seguridad social para trabajadores privados, de ahí que hoy algunos negocios exploren vías de traspaso hacia las nuevas modalidades.

El emprendimiento Lombao Estudios, constituido en 2013 por el ingeniero informático Mario Lombao Martínez, adoptará una de las categorías autorizadas, mediante ese paquete normativo adoptado por el gobierno para la creación de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).

Aún bajo la denominación de Trabajo por Cuenta Propia (TCP), el equipo de emprendedores evalúa el compendio legislativo y analiza ventajas como: el acceso a fuentes de financiamiento, facilidades en las relaciones contractuales y la confianza para posibles clientes o mercados.

Representa para nosotros la apertura a diferentes prestaciones y a la misma seguridad y derechos que poseen los profesionales en el sector estatal. La constitución como sociedad mercantil implicará un gran cambio respecto a responsabilidades y funciones’, señaló a Prensa Latina la comercial Alina Leal Pérez.

Un proceso similar de valoración previa experimenta el TCP Elekktrica, proyecto enfocado en el suministro eléctrico para tres sectores fundamentales: educación, salud y agricultura, y que, de acuerdo con su director ejecutivo, Guido Fernández Rosales, adoptará la variante de empresa pequeña.

‘La proyección del traspaso es para 2022, luego de la revisión de los elementos legales, el procedimiento a seguir y los beneficios para nuestro negocio, consagrado a servicios como baja tensión, sistemas fotovoltaicos, transporte eléctrico y automática’, adelantó a Prensa Latina.

VENTAJAS Y PERSONALIDAD JURÍDICA

Para Lombao Estudios las categorías legalizadas significan, por ejemplo, la posibilidad de comercializar una microcomputadora creada hace algunos años, mediante componentes reutilizables y con amplias posibilidades de disminuir los costos de importación y contribuir a la informatización en la isla.

Denominado como lombAD Box, el dispositivo es el primero elaborado por un emprendimiento privado en Cuba y, si bien la tarjeta madre de Raspberry Pi es importada, incorpora otros componentes diseñados de manera artesanal y un sistema operativo capaz de adaptarse a diferentes modelos de negocio.

Sandunga, primera plataforma digital de música en Cuba, constituye la propuesta más reciente del negocio encargado del diseño de sitios web, programas para móviles, gestión empresarial y comercio electrónico, de ahí las alianzas con instituciones como la Agencia Exportadora Soy Cubano.

‘Comenzamos la colaboración con empresas estatales de aplicaciones informáticas, productoras de software y gestoras de medios audiovisuales como Desoft, Softel y Cinesof para el desarrollo de aplicaciones y la prestación de servicios a terceros’, apuntó la comercial Leal Pérez.

Cuentan, además con una cartera de clientes como la Universidad de La Habana y convenios para el impulso de plataformas y aplicaciones con el Ministerio de Justicia, el Grupo Hotelero Islazul y con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Elekktrica también apuesta por las gestiones de colaboración con las instituciones estatales, otra de las aristas fortalecidas con las recientes disposiciones y en su caso, rubricó un contrato con el Parque Científico-Tecnológico de La Habana.

El acuerdo, a juicio de Fernández Rosales, mejorará los servicios técnicos de los clientes desde procedimientos técnicos novedosos e incorpora también al negocio privado Stixcp, desarrollador de servicios de instalación de sistemas de seguridad electrónica e instalaciones eléctricas y comunicaciones.

DE TCP A MICRO, PEQUEÑA O MEDIANA EMPRESA

La categoría de TCP era muy limitada y no cubría la realidad económica del país, especialmente, la existencia y operatividad de pequeñas y medianas empresas privadas en Cuba, incluso antes de las disposiciones actuales, según subrayó la economista Tamarys L. Bahamonde.

‘Las estadísticas muestran que la mayoría de las mujeres registradas como trabajadoras por cuenta propia son, en realidad, empleadas contratadas, no propietarias. Ya eso da una noción de la brecha de género existente en ese sector’, advirtió a Prensa Latina la también máster en Economía Regional.

La experta recordó, asimismo, que la legislación aprobada (prevista su implementación 30 días después de publicada en la Gaceta Oficial de la República de Cuba) asume la cantidad de trabajadores contratados para diferenciar entre micro, pequeña y mediana empresa. Si bien esas peculiaridades deben redefinirse en el futuro pues las normativas no son procesos estáticos y, a su consideración, la prerrogativa más trascendental resulta el otorgamiento de personalidad jurídica a las personas vinculadas a esa esfera de la economía.

¿Qué significa esto? Ese privilegio les permitirá maniobrar como un actor económico en igualdad de condiciones y, a partir de su puesta en marcha, las empresas constituidas como tal pueden manejar cuentas bancarias, participar en el mercado externo desde la importación y la exportación.

También, podrán establecer normas y reglas relacionadas con su gestión financiera y empresarial; todos pasos imprescindibles para su inserción en el entramado productivo cubano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*