Jóvenes granmenses reafirman lealtad a la patria, la Revolución y el socialismo

La lealtad a la patria, la Revolución y el socialismo, quedó patentizada hoy en la Plaza de la Revolución de Bayamo por jóvenes granmenses quienes recordaron el ejemplo de moral y firmeza del Comandante en Jefe Fidel Castro ante los disturbios del 5 de agosto de 1994.

Auspiciado por la Unión de Jóvenes Comunistas y la Central de Trabajadores de Cuba, el acto de respaldo incondicional a las conquistas del socialismo y la dirección política del país, constituyó un recuento histórico del enardecimiento y dignidad del pueblo frente a las maniobras de desestabilización orquestadas desde Estados Unidos para acabar con la Revolución.

El historiador Aldo Daniel Naranjo expresó que en momentos como estos “llega el ejemplo de Fidel con su carga de verdades y lecciones para aclarar el presente, poniendo antorchas de futuro”.

Recordó que el 5 de agosto de 1994 bajo la conducción y liderazgo de Fidel, los cubanos sorteaban los más peligrosos obstáculos para salir de aquel delicado contexto de la historia, en pleno Período Especial, en cuyas complejidades iba creciendo una nueva generación sometida a los rigores de la crisis, pero sin que faltaran la escuela, la salud, el deporte y la seguridad social.

Aquellas circunstancias, apuntó el historiador, fueron aprovechadas por los enemigos del pueblo cubano para inculcar el odio y la revancha contrarrevolucionaria con el propósito de retornar al oprobioso pasado capitalista.

Hoy, como aquel 5 de agosto, los enemigos de siempre, se aprovechan del sofoco económico resultante del recrudecimiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos para instigar a los peones pagados desde Washington a crear las condiciones para sembrar el odio y el enfrentamiento entre cubanos.

Así, con el guión trazado desde Estados Unidos, salieron a las calles grupos de vándalos y delincuentes el pasado 11 de julio para agredir, saquear y destruir la propiedad social, socavar el prestigio y las incuestionables conquistas alcanzadas por la Revolución y finalmente destruirla.

Y como hace veintiséis años, el verdadero pueblo, con la juventud en la vanguardia, ganó las calles y derrotó a la contrarrevolución, evitando un baño de sangre, como querían los instigadores de los sucesos del 11 de julio.

Al concluir el acto, los jóvenes depositaron una flor junto al monumento del Padre de la Patria Carlos Manuel de Céspedes, como expresión de continuidad histórica y respeto a los más sagrados valores en los que se afinca la Revolución.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*