Mijaín López escribe historia de oro olímpico en Tokio 2020 (+ fotos y video)

Tokio-. El luchador cubano Mijaín López hizo historia hoy al conseguir su cuarta corona olímpica, la segunda para Cuba en Tokio 2020, al derrotar al georgiano Lakobi Kajaia por 5-0.

El gigante de ébano, como se le conoce al antillano, marcó un hito sin precedente en el tapiz B de la sala Makuhari Messe donde consiguió la cuarta medalla de oro en citas bajo los cinco aros y se convirtió en el único atleta masculino en dominar por cuatro ciclos olímpicos un deporte individual.

En su camino a la final sin que le marcaran un punto López mostró una forma física excelente, al derrotar de manera consecutiva al israelí Amin Mirzazadeh 9-0 al rumano Alin Alexuc 8-0 y al turco Riza Kayaalp 2-0.

Con esta presea dorada la delegación cubana consigue su segundo título, ambos de la lucha grecorromana, que la colocan entre las 20 mejores países en estos Juegos Olímpicos y segundo por Latinoamérica.

Mijaín López, el ‘GOAT’ de la lucha olímpica

Tokio-. Beijing, Londres, Río de Janeiro y Tokio guardan hoy la similitud de que vieron al cubano Mijaín López, el mejor luchador de todos los tiempos (GOAT, Greatest Of All Time), escalar a lo más alto del podio olímpico.

La tensa calma concluyó y el ‘Gigante de Herradura’ unió cuatro de los dedos de su mano derecha para mostrarle al mundo su grandeza, y que propios y ajenos conocieran que solo él en la historia puede alardear de contar tantos títulos en el estilo grecorromano.

‘Cuando voluntad y sacrificio se unen al talento, cualquier cosa es posible’, manifestó en la zona mixta después de doblegar 5-0 al georgiano Iakobi Kajaia en la final de los 130 kilogramos en la lid de la capital nipona, que recibió a una leyenda viviente capaz de dibujar lo inédito en los colchones.

Su trama individual no tuvo el mejor de los comienzos, con aquel quinto lugar en Atenas 2004, pero estaba permitido soñar y suman 13 los años de dominio extremo, de imbatibilidad entre tackles, desbalances, agarres, sonrisas, bailes… sí, porque al campeón le gusta disfrutar los éxitos después de tanto sacrificio.

López encontró en su habitación de la Villa Olímpica el santuario perfecto para reunir calma y concentración en pos de superar lo logrado por el legendario ruso Alexander Karelin, quien reinó en Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996 antes de caer en Sídney 2000 frente al estadounidense Rulon Gardner.

‘Cumplimos el objetivo. Ahora toca disfrutarlo y seguir luchando por nuevas metas en la vida’, afirmó ante la incredulidad de los periodistas presentes, quienes estaban seguros de haber presenciado su último combate en la lid deportiva más importante.

Pero tres décadas de intenso ajetreo no parecen ser suficientes y solo pidió un poco de tiempo para descansar. Por alguna extraña razón, el fornido gladiador planea no parar y París también podría ser conquistada en 2024.

‘Me voy a retirar cuando quiera yo, no cuando alguien lo pida. Me siento en óptimas condiciones, solo quiero salud’, confesó antes de dedicarle todos sus éxitos al pueblo de Cuba, que, dijo, ‘me sigue en todo momento’.

El caribeño igualó el hito de la japonesa Kaori Icho, protagonista de cuatro oros consecutivos en Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016, aunque en el estilo libre.

Así, tras 12 meses de espera condicionada por la pandemia de la Covid-19, un nuevo capítulo de su vida termina feliz, como tantas veces en el pasado de un hombre que es sinónimo de hazañas, eterno conquistador de ciudades, el GOAT de la lucha olímpica.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*