Eusebio Leal Spengler a un año de su desaparición física

Difícil resulta, pues no se encuentran palabras para a un año de que dejara de latir su corazón, evocar a la persona que en todo el archipiélago cubano tiene entre sus pobladores palabras de agradecimiento por su loable obra.

Con su carisma, forma de ser y expresar sin temor sus ideas, lo que pensaba, supo identificarse con el pueblo del cual se sentía orgulloso de pertenecer sin pretensión ni ostentación alguna por el cargo que ostentaba, más bien, responsabilidad que tenía sobre sus hombros.

Por entero se dedicó a la historia, no para vivir de ella sino por ella, enseñándonos a leerla, estudiarla y tenerla en cuenta para con el ejemplo que nos brindaba no dejar caer la bandera por la cual varias generaciones de cubanos habían luchado y entregado sus vidas.

A eso entregó la suya, no solo por la restauración de la capital del país, de la cual desde1967 era su historiador, sino que el interés por su labor se extendió a todo el territorio cubano, creando conciencia, formando nuevas generaciones de técnicos, especialistas y cuadros de dirección así como llamando la atención acerca de la educación de niños, adolescentes y jóvenes.

La atención a las siete primeras Villas fundada por los colonizadores españoles fue especial con el objetivo de que pudieran conservar no solo su valor patrimonial, sino la arquitectura de los inmuebles de la época a la vez que incentivar el conocimiento de la historia local. Bayamo es muestra de ello, por lo que de manera especial se le recuerda hoy.

Su amistad con el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro Ruz, quien había depositado en él toda su confianza, nunca fue esgrimida y al respecto exhibía una proverbial modestia sin jactarse de ello, lo que también lo distinguió.

Supo ganarse, por lo aquí expuesto, el cariño y consideración de quienes lo conocieron, provocando que en numerosas naciones su presencia fuera reclamada, recibiendo títulos y condecoraciones diversas.

Como Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular su palabra siempre fue escuchada con atención y además aplaudida por sus aportes; no ocupó un asiento para permanecer callado, siempre fue polémico.

Hablar del doctor Eusebio Leal Spengler, Héroe del Trabajo de la República de Cuba, resulta un riesgo que corremos, el que asumimos hoy a un año de que su exaltado corazón dejara de latir. No podemos dejar pasar por alto esta fecha.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*