Cuando Fidel fue apresado después del asalto al Moncada

El primero de agosto de 1953, a seis días del asalto a la segunda fortaleza militar del país, el jefe de la acción junto a otros compañeros continuaban la marcha en busca de las ansiadas montañas para de nuevo organizar la lucha como se había previsto en caso de que la acción no tuviera éxito.

Ese primer día del octavo mes del año, el teniente Pedro Manuel Sarría Tartabul fungía como jefe de patrulla del ejército que perseguía a los participantes del asalto debido a una petición realizada por el sanguinario Piña “el carnicero”, quien le había solicitado el cambio debido a problemas personales, según expresó en una ocasión.

Después de haber acampado en la casa de un vecino de la zona donde se encontraban y logrado que un guía lo acompañara, emprendió la marcha distribuyendo los hombres en su avance con una separación de 20 a 25 metros.

Al lado de Sarría avanzaba el práctico, conocedor de la zona, cuando desde una pequeña elevación distinguió entre los potreros una casita y con los prismáticos precisó el punto preguntando al guía que quien vivía en ella, respondiendo que era un vara en tierra donde los campesinos guardaban sus instrumentos de labor.

Indicó a su ordenanza que se adelantara con cuidado y este, sorprendido, miró a al jefe diciéndole: “alzados teniente” y su orden fue tajante: “los quiero vivos. A nadie muerto” y cuando entró vio a cuatro combatientes, a los que expresó: “bueno, muchachos, se han rendido”.

Uno de ellos ripostó enérgico: “Rendido no, ustedes nos han capturado cuando estábamos dormidos, pero no nos rendimos”. Era la voz de Fidel Castro Ruz, jefe del asalto a la fortaleza militar sin que los soldados lo supieran.

Sarría le preguntó el nombre y dijo que Francisco González Calderín. Al militar esa cara le era conocida. Le dio la espalda. Caminó unos pasos y se miraron de frente. La escena era observada por soldados nerviosos. Tenían los rebeldes las huellas de haber andado bajo el sol durante seis días y padecido hambre y sed.

Indicó a un soldado localizar un camión para conducirlos a Santiago mientras algunos clamaban por darles muerte a lo que el digno oficial respondía: “las ideas no se matan”, pues mientras ellos expresaban que eran continuadores del Ejército Libertador, Fidel (sin conocerse aún su identidad) ripostaba que ellos eran los continuadores del ejército colonial.

En ese momento de la discusión, Sarría se acercó a Fidel y le dijo: “no digas tu nombre. No lo digas, muchacho (Fidel contaba con 26 años de edad) ellos no lo saben, yo sí sé que eres Fidel Castro”.

Durante el traslado de los prisioneros a Santiago de Cuba fue interceptado por el teniente coronel Pérez Chaumont quien pretendió arrebatarle los prisioneros a lo que Sarría se impuso desobedeciendo sus órdenes superiores.

Esto permitió que el digno oficial entregara en el vivac municipal y no en la fortaleza militar a los detenidos lo que les salvó la vida, gesto inscrito en la historia de Cuba. El pueblo conoció que Fidel Castro estaba vivo y no muerto como desde hacía días se afirmaba en algunos diarios de la época.

En la antigua fortaleza militar se erigió un busto del digno oficial y cerca de él el camión donde fueron trasladados los prisioneros, de esta forma se reconoce su actuación y se le rinde el merecido homenaje.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*