Aprestos solidarios en puertos y aeropuertos de Cuba

Por Orlando Oramas Leon


La Habana-. Barcos, aviones, gobiernos, asociaciones, ciudadanos participan hoy en un despliegue de solidaridad con Cuba, que nada tiene que ver con intervención ni injerencias.

Son las múltiples acciones con las que el mundo responde a la difícil situación en la isla caribeña, donde un duro rebrote de la Covid-19 se acompaña de las penurias acentuadas por el recrudecido bloqueo de Estados Unidos.

En Estados Unidos apuestan al final del proceso revolucionario cubano por la vía de la asfixia económica con la que la administración del presidente Joe Biden mantiene 243 acciones de castigo heredadas de Donald Trump.

La difícil situación sanitaria provocada por la pandemia en la occidental provincia de Matanzas, y antes la batalla contra el bloqueo en la Asamblea General de la ONU, se unían en el lanzamiento de una operación de guerra ‘blanda’ contra Cuba.

Como parte de la operación inundaba las llamadas redes sociales un hashtag que tomó de bandera el SOS cual incitación a una ‘intervención humanitaria’, léase con marines y cascos de la Organización de Estados Americanos.

Fueron antecedentes para los disturbios del 11 de julio, alentados desde el ciberespacio con llamados a la violencia y el caos.

Al final la tranquilidad volvió a prevalecer en Cuba, pero aquellos reclamos apremiantes para enviar ayuda condicionada desaparecieron del éter, mientras los capos de la millonaria industria de la contrarrevolución miamense, como siempre, se hacían de las ganancias. Todo lo contrario aconteció en el otro extremo del estrecho de la Florida.

Los cubanos se volcaron en acciones de ayuda a sus compatriotas matanceros. Brigadas sanitarias viajaban de un lado y otro de la ínsula junto a recursos y equipamiento.

La Unión de Jóvenes Comunistas, la Federación Estudiantil Universitaria, gremios y organizaciones de la sociedad civil se integraban en este esfuerzo por la vida.

A la par cubanos residentes en el exterior recolectaban y enviaban insumos para la batalla contra la Covid-19, al tiempo que rechazaban los intentos por desestabilizar al país que les vio nacer. Lo mismo hacían asociaciones de amistad en diversas latitudes.

México levantó la parada en voz de su presidente, Andrés Manuel López Obrador, quien fustigó con todos sus nombres al bloqueo, emplazó al Gobierno de Biden y pidió un premio de la dignidad y resistencia para Cuba.

López Obrador envió dos barcos de la Armada mexicana con una valiosa carga humanitaria, la primera de las cuales llega hoy al puerto de La Habana.

Además, México en su calidad de presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), apoyó al país caribeño con una donación de 800 mil jeringuillas para contribuir al enfrentamiento de la pandemia.

También este viernes un avión boliviano trae ayuda desinteresada. El presidente Luis Arce afirmó que se trata de un gesto de reciprocidad con la isla. Amor con amor se paga, apuntó.

Del otro lado del mundo Rusia envió dos de sus gigantescos aviones de carga, AN-124 Ruslán, con 88 toneladas de alimentos y equipos de protección, incluido un millón de mascarillas médicas.

Nicaragua también adelantó su aporte en alimentos y medicamentos.

Vietnam lo hizo otra vez: donó 12 mil toneladas de arroz, ese alimento que no puede faltar en la mesa de los cubanos.

Los próximos días y semanas prometen ajetreos solidarios en aeropuertos y puertos de la isla. El gobierno, mientras tanto, alista la rápida distribución de la ayuda, que desde hoy comienza a llegar a los hogares cubanos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*