Heroína del Moncada vive en el corazón de su pueblo

Nacida el 28 de julio de 1921 en Cruces, antigua provincia de Las Villas, única hija de un matrimonio que durante a Guerra Grande proclamada por José Martí en 1895 fueron combatientes clandestinos estos le supieron inculcarle durante la República mediatizada el activismo revolucionario.

Este día cumple cien años de nacida, y se dice cumple porque el pueblo la rememora viva y en estos tiempos que se tornan difíciles su ejemplo de inclaudicable combatiente e incondicional seguidora de Fidel y la Revolución estimula a la vez que exhorta tanto a hombres como a mujeres. Había expresado: “Mi motor es Fidel… mi motor es la Patria y Fidel”.

Según sus propias palabras en la fecha de su onomástico: “Ese día siempre recibo las visitas de los más pequeños, quienes me dan mucho amor”. Esto fue al arribar a los 90 años Y comentaba luego a la prensa: “Cada época es singular y los jóvenes de estos tiempos tienen menos prejuicios que antaño.

“Frente a cualquier peligro, la juventud sabrá cómo defender la Patria. Es necesario conocer la historia, pues así muchos pueden entender los sacrificios que otros hicieron para lograr que Cuba fuera libre. Mi relevo está garantizado.”

Realizó sus primeros estudios en una escuela de su natal Cruces donde de sus maestros y padres recibió la formación revolucionaria que luego alcanzaría. En 1943 se recibió como Abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana. Después obtuvo una licenciatura en Ciencias Sociales en la misma casa de altos estudios.

El pueblo también la quiere y la recuerda por la foto tras los barrotes del Reclusorio Nacional para Mujeres de Guanajay, condenada junto a su compañera Haidée Santamaría Cuadrado por su participación en el Moncada, imagen que resume una época de represión, de rebeldía y de dignidad.

Integró Melba la primera Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio. Entre las tareas que realizó, además de reorganizar las fuerzas revolucionarias dispersas en las provincias occidentales, estuvo la edición y distribución clandestina del alegato de defensa de Fidel Castro en el juicio por los hechos del 26 de julio de 1953, documento que conocemos como La Historia me Absolverá.

Más tarde en México desempeño importantes misiones y el 25 de noviembre de 1956 despidió en el puerto de Tuxpan a los expedicionarios del yate Granma sintiéndose frustrada por no poder acompañar a los expedicionarios.

Más tarde se incorporaría al Ejército Rebelde en las filas del Tercer Frente “Mario Muñoz Monroy” dirigido por el Comandante Juan Almeida Bosque.

Melba falleció el 9 de marzo de 2014 como consecuencia de complicaciones asociadas a la diabetes mellitus que padeció durante mucho tiempo.

Sus restos descansan en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba. Su ejemplo hoy perdura en los millones de cubanas dignas que son fieles a su historia de lucha e hidalguía. A los hombres también nos enseña mucho.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*