Cuba recuerda a Haydée Santamaría Cuadrado a 41 años de su fallecimiento

Haydee Santamaría Cuadrado fue, junto a Melba Hernández, una de las dos mujeres que participaron en las acciones del 26 de Julio de 1953 en Santiago de Cuba, allí estuvo con su hermano Abel Santamaría, en la ocupación del Hospital Civil Saturnino Lora, con el objetivo de apoyar a los asaltantes del Cuartel Moncada.

Haydee Nació en Encrucijada, en la entonces provincia de Villa Clara el 30 de diciembre de 1923, estudio en una escuela de grados múltiples y se preparó para realizar estudios de enfermería, que no pudo alcanzar por la situación que imperaba en el país.

Militó en las filas de la Juventud Ortodoxa, y en La Habana, edita periódicos junto a su hermano Abel y otros revolucionarios tras el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 .

Después de conocer a Fidel Castro, su pequeño apartamento de 25 y O en la capital cubana, se convierte en centro del naciente movimiento revolucionario, conocido como Generación del Centenario.

Estuvo presa en la cárcel de Guanajay por los sucesos del Moncada, durante seis meses, y para hacerla hablar, le dijeron que su hermano y novio habían sido torturados y asesinados después del combate.

Como muestra de ello, le mostraron un ojo de Abel y los restos de los genitales de su novio Boris Luis Santa Coloma.

Pese a lo desgarrador del método, no pudieron sacarle ninguna información y al contrario respondió firmemente: Morir por la Patria es vivir.

Sale en libertad el 20 de febrero de 1954 junto a Melba Hernández.

Tras su excarcelamiento participa en la impresión y distribución del manifiesto A cuba que sufre, en el cual Fidel y sus compañeros de presidio, patentizaban su decisión irrevocable de continuar la lucha contra el régimen de Fulgencio Batista.

También Haydee participó en la recopilación y organización de las notas que Fidel iba sacando de la prisión, escritas con zumo de limón, y en las cuales reconstruía su alegato en el juicio del Moncada, conocido luego como La historia me absolverá.

Desde la clandestinidad, desempeñó un papel decisivo en la reagrupación de las fuerzas revolucionarias para la lucha armada y participó en la organización del alzamiento del 30 de noviembre de 1956.

Sube dos veces a la Sierra Maestra acompañando a Herbert Matthews y luego a Bob Taber periodistas interesados en entrevistar a Fidel.

Luego parte hacia el exilio, designada por Fidel como delegada del Movimiento 26 de Julio, para aglutinar las fuerzas en el exterior y obtener armas.

Tras el triunfo de la Revolución Cubana trabaja durante un tiempo en el Ministerio de Educación, luego recibe la misión de fundar en 1959 una institución cultural que sería emblema entre los intelectuales y críticos de todo el orbe: la Casa de las Américas, fue creadora y patrocinadora del Movimiento de la Nueva Trova, y estuvo entre los fundadores del nuevo Partido Comunista de Cuba, del cual sería electa miembro de su Comité Central.

Murió en la Habana el 28 de julio de 1980.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*