Ideario de Fidel está vivo en los educadores

El pensamiento pedagógico de Fidel es de extraordinaria importancia para la formación de las presentes y futuras generaciones y la defensa de la revolución cubana, ante la perenne amenaza del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba.

En su ideario logró cimentar una eficaz imbricación entre el proyecto político revolucionario y el educativo para una nación en vías de desarrollo, que ha ido alcanzado indicadores educativos por encima de muchos países en el mundo.

El líder invicto de la Revolución cubana fue siempre una figura política vinculada a la educación, desde una posición como educador social; en su vasto legado al magisterio cubano siempre abogó por el papel de los maestros en la sociedad cubana, libre y soberana.

En su vasta obra, insistió en la necesidad de formar educadores integrales, revolucionarios, patriotas y con una amplia capacidad científica en función del desarrollo de la pedagogía en Cuba.

El sector educativo cubano asume sus ideas en la conformación de un proyecto educativo en pleno proceso de perfeccionamiento, donde la entrega, el compromiso y el empeño son la clave para lograr el éxito de este proceso.

En medio de la compleja situación del país, ante la amenaza mediática contra Cuba y el recrudecimiento del bloqueo que también afecta el sector educativo, los maestros estrechan filas guiados por el legado de Fidel, desde varias trincheras de combate.

Siguen su legado cuando decía que “el educador debe ser un activista de la política revolucionaria de nuestro Partido, tiene que ocupar los primeros lugares de la lucha ideológica de nuestro pueblo”.

También cobran vigencia sus palabras cuando dijo que “tanto la formación ideo política como la educación en valores forman parte de la cultura como proceso social y se puede lograr desde una buena clase con un maestro bien preparado”.

Es por eso que los maestros hoy asumen el paso al frente en el enfrentamiento a la pandemia y el apoyo a la producción de alimentos, sin descuidar la atención educativa a sus estudiantes, pese a la actual situación sanitaria que vive el país.

Ahí están los maestros cubanos, como dijera Fidel: “ser maestro significa ante todo serlo en todos los órdenes de la vida. La vinculación de la palabra con la acción, de las convicciones con la conducta es la base del prestigio moral del educador. Sólo puede educar el que es ejemplo”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*