Cuba como prioridad del Gobierno de Joe Biden

La Habana-. El canciller Bruno Rodríguez aseguró hoy que Cuba es prioridad absoluta para el Gobierno de Joe Biden, contrario a lo planteado anteriormente por el presidente estadounidense, y condenó la injerencia en asuntos internos de la isla.

Según declaró en conferencia de prensa el ministro de Relaciones Exteriores cubano, el hecho de antes no ser considerada importante la nación caribeña en la política del mandatario sirvió de excusa para mantener la aplicación de las medidas del bloqueo impuesto por el país norteño desde hace casi seis décadas, que tanto daño hace al pueblo cubano, remarcó.

También el canciller enfatizó en que ello permitió la vigencia de las 243 medidas adoptadas contra la isla por la anterior administración de Donald Trump, incluidas 55 disposiciones ‘crueles y oportunistas’ dirigidas a estrangular la economía cubana en medio de la pandemia de Covid-19.

Rodríguez reafirmó que en la nación no hubo un acto de represión contra el pueblo, como tampoco existió un estallido social el pasado 11 de julio, y condenó las mentiras difundidas en medios de prensa internacionales asentados en Estados Unidos y España al respecto, así como las manipulaciones en las redes digitales.

En ese contexto, Rodríguez remarcó que Biden, en lugar de mostrar preocupación por tales acontecimientos, debería actuar contra los errores judiciales en su propio país, el racismo sistémico y la ‘represión brutal’ a la protesta social en Norteamérica.

El presidente ‘podría ocuparse también de la situación de los más de 400 periodistas que sufrieron lesiones o violencia cuando cubrían manifestaciones contra el racismo en Estados Unidos, de ellos más de 300 bajo acciones de brutalidad policial’, afirmó.

Agregó que el Gobierno norteamericano carece de autoridad moral para pedir la liberación de personas detenidas en la isla, a lo cual calificó como un acto de injerencia en los asuntos internos del país.

Asimismo, Rodríguez mencionó que Washington miente cuando hace referencia a ‘manifestantes pacíficos’.

Según explicó, ello elude reconocer que hubo actos violentos el pasado 11 de julio y evita las denuncias del Estado cubano en cuanto a la constante instigación desde Estados Unidos a actos de terrorismo e intentos de desestabilización para derrocar a la Revolución.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*