Estados Unidos y las actuales estrategias de intervención en Cuba

La Habana-. Estados Unidos emplea estrategias de intervención tanto en Cuba como en varias naciones latinoamericanas, desde el uso de militares y la incitación al estallido social hasta la intromisión directa, reconoció hoy un experto.

En entrevista exclusiva con Prensa Latina, el académico Luis René Fernández Tabío, mencionó como antecedentes a los disturbios de este domingo el impulso a bandas de alzados que operaban en la zona del Escambray en el centro del país, durante los primeros años de la década de 1960.

El estudioso del Centro de Investigaciones de Economía Internacional de la Universidad de La Habana recordó que en aquella época, grupos criminales protagonizaron acciones internas en esa área.

Esto lo hicieron con el propósito de apoyar, llegado el momento, una intervención o invasión planificada por la Agencia Central de Inteligencia y destruir la naciente Revolución Cubana, explicó.

Constituye, a juicio del académico, un medio para revertir o derrocar cualquier gobierno que rompa su hegemonía en el hemisferio occidental, con la utilización de agentes y fuerzas locales, financiadas actualmente por la Fundación Nacional para la Democracia (NED).

‘Sufraga a organizaciones no gubernamentales y las acciones incitadas por ellas tratan de presentarlas como hechos espontáneos, realizados en cada uno de los países por la sociedad inconforme y cansada y a ello se suma el uso de la guerra mediática y comunicacional desde las redes sociales’, reconoció.

Fernández Tabío refirió que las políticas de Estados Unidos hacia Cuba son oportunistas y agudizadas durante situaciones complejas, especialmente, la coerción o guerra económica para generar un ambiente de desesperanza, asfixia y persecución y, al mismo tiempo, culpar al estado de esos problemas.

‘Resulta un paso que va más allá del daño o la presión y que la administración actual de Joe Biden, por sus propias debilidades, se ha abstenido de cambiar; al contrario, asesores y laboratorios de inteligencia aprovechan este escenario de crisis económica internacional y peor momento de la pandemia’, indicó.

A lo anterior, añadió, los medios de propaganda y algo que denominó como ‘nuevos mercenarios’, disfrazados hoy de opositores o críticos, pero ausentes de cualquier proyecto y capaces de arrastrar a personas ingenuas, carentes de nivel político y desconocedoras de la realidad o la significación de los actos.

‘Lo que sucedió el domingo fue producido, diseñado y orientado desde Washington no solo desde el punto de vista financiero, también respecto a la dirección, los contenidos y las acciones, sobre todo, el pedido de intervención humanitaria que supone la inexistencia de un gobierno efectivo’, puntualizó.

La guerra económica, la caída del turismo y la variante Delta de la pandemia—causante, entre otros factores, de las altas tasas de contagio en la isla durante los últimos días— propician un escenario actual complejo; no obstante, Cuba cuenta con cinco candidatos vacunales propios contra la Covid-19.

‘Estados Unidos comete un crimen contra la sociedad cubana, al obstaculizar el acceso a medicamentos, materias primas y a la entrada de divisas, por lo que es importante no dejarse confundir por quienes pretenden restablecer un proyecto neocolonialista’, concluyó Fernández Tabío.

1 comentario

  1. Vivencias de un 11 de julio. La mano que está detrás.
    Los muchachos que vi en la manifestación eran muy jóvenes, se veían decididos, sus rostros denotaban rabia, ira desatada, mientras se acercaban los observaba, escuchaba y meditaba. Sus consignas, me parecían descontextualizadas, como respondiendo a un dictado de personajes de intenciones más aviesas que aquellos jóvenes, tal vez manipulados, confundidos, empujados a esas conductas por otros que se quedaron en las sombras, que no dieron la cara, que nada arriesgaron; entre la multitud creí identificarlos en algunos de los que merodeaban cerca del límite de las dos masas humanas enfrentadas , se acercaban, cuando los muchachos se aproximaban a nosotros demasiado, un poco que los contenían, les decían algo bajito. Yo me decían, esos son los jefes, no se me ocurrió pensarlos como líderes, en mi imaginario, los líderes van delante, hablan alto y claro, conminan, arrastran a la multitud con su ejemplo, marchando a la vanguardia, exponiéndose más que nadie. Carne de cañón como siempre, me dije, les dije. Los capitanes araña merodeaban, observaban se replegaban: ¡Abajo el comunismo! gritaban ¿Sabrán estos muchachos lo que es el comunismo? De seguro serían incapaces de vislumbrar que, si en tan poco tiempo de Revolución en que nos hemos empeñado en sentar las bases del socialismo hubiéramos logrado, a pesar de las condiciones adversas que nos imponen esos enemigos, a quienes ellos sin saber le sirven de instrumento, avanzar un poco más en la consecución del objetivo final, el comunismo, una sociedad en la que estos jóvenes no tuvieran las desventajas que denotaban su apariencia, su forma de vestir, hasta los argumentos que esgrimían cuando en algún momento de la confrontación nos acercábamos suficiente y dialogábamos de forma controversial – por supuesto- a gritos –por supuesto- se me antojaban como tomados al dictado, no interiorizados ni profundamente sentidos. ¡Asesinos! Gritaban ¡¿?!. No sentí rabia hacia ellos, si a los que los habían empujado a esto. Uno de los “merodeadores” que se mantenían en la zona fronteriza entre los contendientes, se me acercó y me dijo casi al oído_ esto no es contra Uds. No hay que enfrentarse entre cubanos. Me viré hacia él y le grite. _ ¡Esto es entre cubanos que luchan, unos por tumbar la Revolución y otros por impedirlo! “el merodeador” miró hacia ambos lados y se escurrió entre la gente; me pareció que se sintió descubierto y dijo “paticas pa´qué te quiero”.
    Los muchachos siguieron gritando, ¡Libertad! ¡Libertad! _La que tenemos les gritábamos, no lo que va a pesar si los imperialistas entran por culpa de ignorantes como Uds. Que no aprecian lo que tienen.
    ¡Patria y vida! ¡Patria y vida! Y nosotros ¡Patria o Muerte! ¡Es que no saben que la supervivencia de esta Patria, radica en esta REVOLUCIÓN DE PATRIA O MUERTE!
    Hubo un momento que los vimos avanzar y nos conminamos unos a otros, ¡No vamos a retroceder, que retrocedan ellos!. Los dos muros humanos chocaron ahora físicamente, el nuestro pudo más y se replegaron, en la estampida, cuando estaban a una distancia prudencial nos apredrearon. Uno de mis hijos recibió dos pedradas. Recogimos algunas piedras, pero nos decíamos unos a otros._ Nosotros no vamos a tirar, no somos igual que ellos.
    A los policía les decíamos_ No se enfrenten Uds. No los toquen que son capaces de inventar que los han maltratado.
    Otro detalle me pareció también muy elocuente, cuando me dirigía hacia el lugar de la confrontación y cuando me alejaba luego de que los hicimos retirar, vi en cuadras aledañas algunos grupitos, parejas, que me parecieron apostados por allí “haber hacia dónde se movían las aguas” y que a ratos se retiraban. Van a llevar información, pensé Estos últimos tenían una apariencia mucho más “de niños acomodados; otros que pasaban en motos -como peinando- similar, y me han contado que cuando llegaban a calles despejadas gritaban consignas contrarrevolcuionarias. Estos no se han dejado coger de carne de cañón, me dije. No son bobos.
    Después que los alborotadores se retiraron nos quedamos unas horas apostados en las esquinas aledañas al parque Céspedes, donde se encuentra la Plaza de la Revolución, la Casa Natal del Padre de la Patria, algunos Museos Hoteles, el Gobierno Municipal, tiendas y edificios de gran valor patrimonial, la Plaza del Himno ubicados en esa área. Coincidíamos en que teníamos que impedir que llegaran hasta allí y vandalizaran esos valores del patrimonio tangible e intangible que tanto atesoramos. Retornamos a la casa con nuestros cuerpos adoloridos, pero el alma aliviada por haber hecho lo correcto, lo que hacía falta. Ahora, a dormir ligero nos dijimos, por si hay que levantarse a medianoche y volver a la batalla.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*