José de la Luz y Caballero. El padre fundador (+ audio)

Un 11 de julio de 1800 en La Habana, nació José de la Luz y Caballero, pedagogo y filósofo cubano que fue considerado maestro por excelencia y formador de conciencias y que engrandeció el sentido de la nacionalidad cubana.

Martí lo nombró padre fundador por su consagración a la educación patriótica de la juventud cubana. Combatió todas aquellas tendencias que podían impedir el desarrollo de una Patria libre y culta.

José de la Luz y Caballero fue discípulo de Félix Varela en el seminario de San Carlos, donde se gradúa de leyes. Fue reconocido tanto por sus admiradores como por sus detractores por ser fiel a los métodos y doctrinas de su maestro, al cual citaba diariamente y constituía guía en la impartición de sus clases. Cuba tiene de esa lealtad la popular referencia de que… “Mientras se piense en Cuba, se pensará con respeto y veneración en aquel que nos enseñó a pensar”.

Su lucha fue sembrar ideas que sostuviesen las armas con que conquistar la libertad para crear una sociedad nueva. Luz y Caballero lo definía con dos palabras, ciencia y conciencia; hacer ciencia para crear conciencias; crear conciencias para hacer ciencia: ciencia y conciencias como único modo de superar a la sociedad esclavista y colonizada, refugiada, no sólo en las estructuras sociales, sino en las más profundas, en las mentales y para esta tarea, el magisterio, dedicó prácticamente su vida entera. Prueba de la eficacia de esta doctrina lo constituye la obra de vida de algunos de sus discípulos más distinguidos: Manuel Sanguily, Ignacio Agramonte y Rafael María de Mendive, entre otros.

José de la Luz y Caballero se sentía orgulloso de expresar que para que Cuba fuera libre era que ejercía su labor de maestro. Este compromiso con la Patria lo lleva a establecer un método propio, enaltecedor de la verdad que de categoría tratada solamente en materias filosóficas, deviene en la mente del pedagogo, en el conocimiento de la verdad y la interiorización por parte del individuo de crear una actitud consciente ante la vida y la patria.

Casi todo el pensamiento de Luz y Caballero está expuesto a través de la importante polémica filosófica que tuvo lugar en Cuba entre 1838 y 1840. Por ello se sitúa entre los filósofos más importantes que ha producido América Latina y dentro del siglo XIX es quizás uno de los más profundos y rigurosos.

En Luz y Caballero puede hallarse una permanente reflexión acerca del hombre, que brota de la relación que establece entre filosofía, ciencias particulares, ética y religión. Decía que el deber del maestro era inculcarles a los alumnos que pensaran por sí mismos. Consideraba como concepción pedagógica que el punto de partida del conocimiento era la experiencia y la observación. El método experimental era el único productivo y único verdaderamente analítico.

El haber comprendido, a contrapelo de la atmósfera filosófica reinante, el error y los peligros de las nuevas corrientes y haberse enfrentado a ellas con todo el peso de su prestigio y de su saber filosófico, le garantiza el lugar que ya ocupa en la historia de nuestro devenir intelectual.

A 221 años de su natalicio decimos junto a Martí: “Él, el padre; él, el silencioso fundador; él, que a solas ardía y centelleaba, y se sofocó el corazón con mano heroica, para dar tiempo a que se le criase de él la juventud con quién se habría de ganar la libertad que solo brillaría sobre sus huesos”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*