Rolando García Yero, ejemplo que se multiplica en su familia y el campo

Como arroyo de la sierra que corre hacia el llano, a sus 16 años de edad se asentó junto a sus padres en áreas de la recientemente inaugurada Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos.

Varios recuerdos, guarda de aquella época, de inicios de los 60 del pasado siglo, en que bajó de las montañas trayendo solo consigo la herencia mambisa y rebelde de sus ancestros y sobre todo el amor a la tierra que ha dado vida a sus sueños y realidades.

Con tanta historia que contar, al campesino masoense Rolando García Yero, no le ha resultado difícil guiar a sus cuatro hijos por el sendero del surco, el amor al trabajo y al fruto que brota de sus manos.

“Todos mis hijos han estudiado, estoy muy orgullosos de ellos, porque realmente han sabido pagarle a la Revolución todo lo que ha gastado en ellos, porque son trabajadores y con buena actitud ante los problemas y las necesidades que ha tenido el país”.

“Tengo uno que es Licenciado en Inglés, otra que es Fiscal (en La Habana), otra farmacéutica y el más pequeño, me acompaña en las labores del campo”.

Es precisamente, Edel García Sánchez, el más pequeño de la descendencia de Rolando, el que ha seguido más de cerca los pasos de su padre dando continuidad a su herencia campesina.

“Siempre me ha educado a eso, a poder ayudar a las personas, principalmente a las más humildes, las que más necesitadas están y creo que de una forma u otra he cumplido esa tarea”.

“Me es una tarea muy difícil, a veces, pero con el ejemplo y las buenas cosas que él me ha enseñado, mi mayor meta es cumplir todos esos logros hermosos que él me ha forjado.
Realmente me siento orgulloso del padre que tengo, del amor y las cosas hermosas que me ha enseñado de la vida”.

Tras la férrea voluntad de Rolando, se enconde un alma noble y sensible que solo busca la acertada conducción de todos sus hijos e hijas, en especial de aquel que está todos los días a su lado compartiendo los avatares del campo.

“Realmente le he exigido y no me arrepiento de eso, le he exigido para que me siga, pero se puede decir que ya él me ha sustituido en el trabajo”.

Para Rolando García Yero, campesino perteneciente a la CCS Juan García Machado de El Caney de Las Mercedes en Bartolomé Masó, su obra paternal está definida por un claro concepto, el que concibe a la educación como ciencia del ejemplo.

“Mientras tengamos algo de sangre en las venas tenemos que seguir luchando y eso mis hijos lo han visto de mí y eso lo han aprendido, por eso me siento orgullosos de ellos”.

No hay mayor fortuna para un hijo que crecer al amparo de un gran hombre como Rolando García Yero, quien ha sido complemento perfecto para la unidad, sostén y conducción de su familia.

De ahí que el tributo a este buen padre no se reduce a solo un día en el año, el homenaje a su figura es perpetuo. Tan eterno, claro y preciso como arroyo de la sierra que corre hacia el llano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*