Cuba y las pocas ganas de Biden

Washington-. El Gobierno de Estados Unidos tiene pocas ganas de revertir las políticas del presidente Donald Trump hacia Cuba, según valoraciones de medios de prensa anteriores al debate del tema hoy en Naciones Unidas.

El Departamento de Estado incluyó en mayo a la isla entre los países que ‘no cooperan plenamente con los (presuntos) esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos’, renovando una determinación que se hizo por primera vez en 2020.

En una valoración sobre el tema el diario The Hill señaló entonces que la primera medida importante de la administración de Joe Biden en relación con Cuba es la señal más fuerte hasta ahora de que tiene pocas ganas de revertir las políticas de la era Trump .

‘Es una determinación política, y una señal que están tratando de dar a la derecha de que van a seguir con el statu quo’, dijo Fulton Armstrong, profesor de la Universidad Americana y director de Asuntos Interamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional durante la administración de Bill Clinton.

La determinación se hizo en virtud de la Ley de Control de Exportación de Armas, que requiere un informe cada mes de mayo con una lista de los países a los que se les prohíbe exportar y vender productos de defensa a Estados Unidos.

Aunque el equipo de Biden se comprometió a revisar la lista de estados patrocinadores del terrorismo de Trump, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas en marzo que ‘un cambio de política hacia Cuba no está actualmente entre las principales prioridades.’

‘Es difícil tener cooperación en la lucha contra el terrorismo o cualquier otra cosa si no se habla con el otro’, dijo a The Hill el representante Jim McGovern (demócrata de Massachusetts), un defensor de larga data de la normalización de los lazos con La Habana.

‘Y es difícil conseguir la cooperación cuando Estados Unidos no ha avanzado en ningún tipo de reencuentro genuino con Cuba’, añadió.

La designación es el último movimiento de una administración que busca públicamente distanciarse del gobierno de Barack Obama -no de su predecesor- cuando se trata de Cuba.

‘Joe Biden no es Barack Obama en la política hacia Cuba’, dijo Juan González, director senior para el Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional, a CNN en Español en abril.

Geoff Thale, presidente de la Oficina de Washington para América Latina, es de los que no creen que esa sea la estrategia inteligente aunque algunos ven el enfoque de Biden como parte de un plan más amplio de adoptar una postura dura con otros países comunistas.

Al respecto, McGovern manifestó: ‘Estoy optando por ver esto como algo no tan importante’, ‘Tengo entendido que la administración está revisando cuál debe ser nuestra política hacia Cuba. Y mi esperanza es que, si se hace de forma objetiva y racional, concluirá que tenemos que volver a comprometernos’.

El tema Cuba-Estados Unidos es analizado también por William LeoGrande y Peter Kornbluh en su libro ‘Back Channel to Cuba: La historia oculta de las negociaciones entre Washington y La Habana’.

La historia de las negociaciones entre los dos países demuestra que los líderes cubanos se oponen resueltamente a las condiciones previas para negociar mejores relaciones y rechazan sumariamente las demandas de concesiones que implican sus asuntos internos o su política exterior, plantean los escritores.

Jimmy Carter, Ronald Reagan y otros mandatarios siempre se estrellaron contra la posición de las autoridades cubanas de no aceptar ‘las prerrogativas universales de Estados Unidos’ para dictar la forma en que los países más pequeños llevan a cabo su política exterior.

Barack Obama, según los autores del libro, comprendió las lecciones de esta historia y a pesar de las repetidas falsedades de Trump sobre el ‘trato unilateral’ de Obama con Cuba, durante su corta duración, la política de compromiso positivo logró resultados notables, plantearon.

La apertura de Obama permitió que cientos de miles de ciudadanos estadounidenses ejercieran su derecho constitucional a viajar a la isla y ver las realidades de Cuba por sí mismos, entre ellos Jill Biden, que pasó cuatro días allí en octubre de2016, según un comunicado de prensa de la Casa Blanca.

El pleno restablecimiento de las relaciones diplomáticas, y el tono civil de la diplomacia que lo acompañó, produjeron 22 acuerdos bilaterales sobre temas de interés mutuo, creando un marco para la colaboración continua en materia de lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, la preservación del medio ambiente, la gestión de desastres y la inmigración.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*