El inicio de la ofensiva del Ejército de la dictadura fue también el desplome de la misma

Después del fracaso de la Huelga del 9 de abril de 1958, la alta esfera militar de la tiranía entendió que era el momento de llevar a cabo una ofensiva contra el reducido grupo de hombres que operaban en las montañas de la Sierra Maestra.

El plan se había gestado en el mes de febrero y lo habían denominado “FF” (fase final o fin de Fidel) cuyos objetivos principales eran la captura o la aniquilación del jefe del movimiento insurreccional que cobraba cada vez más adeptos en toda Cuba y los hombres que lo acompañaban en las montañas.

El ambicioso plan de la tiranía o programa, preveía la introducción de variantes tácticas de combate en el ejército el que se encontraba asesorado por la misión militar del gobierno de los Estados Unidos y la introducción de una moderna técnica de armamento de todo tipo para con ello conformar “Batallones Contra Guerrilla” conducidos por altos oficiales.

En el mes de marzo de ese año la dictadura procedió al reclutamiento de diez mil nuevos efectivos que por su atuendo la población los denominó “casquitos” y ya en abril inició la concentración de tropas en las inmediaciones de la Sierra Maestra y organizó las bases de la ofensiva en Bayamo como Puesto de Mando, Bueycito, Manzanillo, Estrada Palma y La Plata, en la costa sur oriental.

Esta operación, en la cual intervenían, además de las unidades terrestres, las de infantería, contaban con la marina, la aviación, artillería, blindados y una colosal logística de lo cual los guerrilleros carecían y en número reducido de hombres mal armados desde el punto de vista militar, pues les sobraba patriotismo de lo cual carecían las fuerzas del tirano.

El primer batallón del ejército iniciando la cacareada ofensiva se enfrentó a fuerzas Rebeldes en Santo Domingo, hasta donde pudieron llegar sin dificultades, pero los Rebeldes, conducidos por el Comandante Fidel Castro Ruz contuvieron el avance, rechazaron el ataque ofensivo y le causaron bajas.

Después de apreciar la situación, el jefe Rebelde decidió solicitar la presencia del Comandante Camilo Cienfuegos quien se encontraba en las inmediaciones de las llanuras de Bayamo así como un refuerzo del Tercer Frente, no afectando las del Segundo Frente dada la distancia y objetivos tácticos.

El poderío militar del tirano no pudo alcanzar sus objetivos y la tan cacareada “ofensiva” constituyó un gran revés mientras que un indiscutible éxito para las fuerzas Rebeldes.

En algo más de 70 días de combates se llevaron a cabo, sin tregua, 30 acciones de guerra de envergadura en las que las fuerzas de la tiranía sufrieron más de mil bajas entre muertos, heridos y prisioneros

Unos 300 Rebeldes, armados y avituallados con los recursos ocupados al enemigo, libraron una contraofensiva contra diez mil soldados con sus tanques, artillería, aviones, el apoyo de la marina y una logística costosa.

El fin de la ofensiva o su epílogo como algunos califican fue la total derrota con la entrega a la Cruz Roja Internacional en Sao Grande de unos 400 prisioneros, entre ellos heridos curados por los médicos Rebeldes. Esto ocurría el seis de agosto de 1958 y una semana más tarde, realizando el balance general de la derrota de la ofensiva, el Comandante Fidel Castro Ruz celebraba su cumpleaños 32.

El fracaso de la ofensiva de la tiranía se hizo evidente. Sus altos oficiales, asesorados y armados por la misión yanqui quedaron en el ridículo y desmoralizados junto a sus soldados. El Ejército Rebelde demostró su capacidad defensiva y el dominio del terreno, además de una táctica nunca antes utilizada, arrebatándole al enemigo armas, municiones y todo tipo de avituallamiento.

A partir de este momento daría inicio el desmoronamiento del régimen opresor mientras que las fuerzas Rebeldes estaban más fortalecidas y se hacía posible organizar dos columnas invasoras al centro y occidente de la isla y se preparaban otras para el llano.

A 63 años de aquellos hechos, el enemigo imperial se alienta con lo que aún subsiste de la escoria batistiana radicada en Miami y comprometido con ella no cesa en sus pretensiones de destruir la Revolución endureciendo cada vez más el bloqueo. No han aprendido la lección. En aquella ocasión las siglas “FF” (fase final o fin de Fidel) los Rebeldes las transformaron en otra “FF”, Fulminante Fracaso.

Hasta la fecha 12 presidentes Demócratas y Republicanos, lobos de una misma camada, no han podido ni podrán con un pueblo unido a su Partido, continuador del de Martí, resistiendo, luchando y venciendo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*