La entrevista de Martí, Gómez y Maceo en La Mejorana

Antonio Maceo, su hermano José, Flor Crombet y otro grupo de expedicionarios desembarcaron por la costa norte oriental de Baracoa con el objetivo de incorporarse a la nueva gesta por nuestra independencia iniciada el 24 de febrero de 1895, organizada por José Martí, llamada La Guerra Necesaria.

El Delegado del Partido Revolucionario Cubano lo hizo más tarde, después de vencer numerosos obstáculos, de evadir al enemigo que lo perseguía y salir airoso de atentados. Una vez en la amada patria, Martí, junto a Máximo Gómez, comenzó a valorar la idea de que ya creado un Partido, de formar un Gobierno para con ello encontrar reconocimiento en naciones amigas para apoyar la lucha por la independencia resultaba imprescindible encontrarse con Maceo.

Durante el periplo por montañas y abruptos montes descrito en su Diario de Campaña, da a conocer su febril actividad, escribiendo cartas, librando instrucciones y haciendo contactos con los jefes insurrectos que ya conocían de su presencia en la isla.

Era necesario para Martí, ya investido con los grados de Mayor General, reunirse con Gómez y Maceo, líderes indiscutibles de la gesta de 1868, de un gran prestigio y autoridad. Después de varios intentos la prevista e imprescindible entrevista se llevó a cabo en el ingenio La Mejorana.

La histórica y trascendental reunión se efectuó el 5 de mayo de 1895. En la misma Martí es reconocido como jefe supremo de la Revolución y se designó a Máximo Gómez General en Jefe del Ejército Libertador y a Antonio Maceo jefe militar de Oriente y Lugarteniente General, así como a su hermano José Comandante de las fuerzas de Santiago de Cuba.

Eran conocidas las intenciones de Martí de continuar viaje hacia la zona de Camagüey para intentar la creación de un Gobierno, de lo cual no estaba muy convencido el bravo guerrero oriental. De lo discutido en La mejorana solo esto se conoce. Cualquier especulación acerca de contradicciones choca contra el espíritu de unidad y disciplina prevaleciente; la guerra la llevarían a cabo los jefes y el Gobierno no interferiría nunca en las decisiones tácticas.

La política sería trazada y los errores de la Guerra de los Diez Años no se repetirían. El Partido organizado por Martí no daba pie a regionalismos, sectarismos, caudillismos y otros males, la unidad estaba lograda.

Recordamos el encuentro de Martí, Gómez y Maceo en La Mejorana a 126 años de realizado con la unidad de nuestro pueblo junto al Partido Comunista de Cuba, heredero del de Martí donde los continuadores del mismo nos conducen por el camino trazado por Fidel logrando más cohesión entre las ideas, principios y unidad que algunos de dentro y de fuera quieren impedir.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*