Conrado Marrero, el Guajiro de Laberinto

Cuando descansaba en su hogar fue convocado para que viniera a Bayamo no para continuar disfrutando de su bien merecido descanso después de retirado del deporte activo, sino para que trabajara instruyendo a los jóvenes peloteros de la recién constituida provincia de Granma, que despuntaban como lanzadores.