El iniciador

Quien quiera saber de sacrificios podrá buscar en el ejemplo del patricio bayamés, que pagó el precio de un hijo suyo por no entregar la libertad de los cubanos

Como una novela épica, de pasajes sublimes, dolorosas renuncias e irascibles contradicciones transitó su vida. Tenía todo para vivir en opulencia y, sin embargo, la condición que hizo prevalecer fue la de ser criollo, el primero en obrar en nombre de la independencia.

Quien quiera conocer mejor la historia de esta nación tendrá que ir siempre a ese hombre extraordinario que «se echó un pueblo a los hombros», y nos despertó del letargo pasivo de siglos de dominación.

Quien quiera saber de sacrificios podrá buscar en el ejemplo del patricio bayamés, que pagó el precio de un hijo suyo por no entregar la libertad de los cubanos. Desde entonces, Carlos Manuel de Céspedes ascendió a la condición de Padre, en el altar de la Patria.

En el iniciador, ese volcán humano que nació un 18 de abril, domingo lluvioso, hace 202 años, tiene Cuba una raíz de rebeldía y dignidad. (Mailenys Oliva Ferrales)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*