Sindo Garay, el cantor de la eternidad

Sindo Garay pobló más de un siglo de canciones que en el nuestro siguen siendo imprescindibles. Entre tantas creaciones musicales habrá muchos que no sabrán con cuál de ellas quedarse. Si La tarde o Guarina, si La alondra o Amargas verdades, Perla Marina. ¿Cuántas fueron? ¿Cuántas se recuerdan? ¿Cuántas vuelven una y otra vez, más allá del tiempo y de la moda, de voz en voz, desde la intimidad hasta la resonancia coral, a cantar al amor y el desamor, el fuego y la luz, los héroes y la Patria?

Tal es el destino de la obra de este santiaguero nacido un 12 de abril de 1867, un año anterior al estallido de la sublevación contra el dominio colonial español y que tuvo la dicha de vivir hasta las vísperas de la conmemoración del centenario de la gesta.

Vida legendaria la de este cubano. Trapecista y acróbata, tabaquero y comediante, trashumante y caminador, pero por encima de todo trovador. Anduvo por toda la Isla y de joven por la vecina República Dominicana, donde vio a José Martí por los días en que este preparaba la «guerra necesaria» y estrechó la mano del Apóstol. En la última década de su vida, Sindo mostraba su legítimo orgullo de cubano por haber estrechado la diestra de los dos hombres que marcaron el pulso histórico de la nación: Martí y Fidel.

Pero sin lugar a dudas la obra que resumió a mayor altura, amor y sentimiento patrio, lleva por nombre La bayamesa o Mujer bayamesa. Enamoradizo y galante, más de una muchacha lo cautivó. Habitual en peñas de trovadores y serenatas era lógico que conociera la canción de Céspedes, Castillo y Fornaris.

Entre nuevos amores y reanimadas convicciones mambisas, dio curso a la canción en cuyos versos la bayamesa “lleva en su alma / tristes recuerdos de tradiciones / cuando contempla sus verdes llanos/ lágrimas vierte por sus pasiones. / Ella es sencilla, le brinda al hombre / virtudes todas y el corazón / pero si siente de la patria el grito/ todo lo deja, todo lo quema / ese es su lema, su religión».

A nuestro Sindo Garay la historia musical cubana le recordará entre otras razones por la forma de armonizar su voz en los dúos en donde se le reconoce como la mejor voz segunda de la trova cubana en todos los tiempos.

Y es que el as de la armonía en la trova cubana continúa guitarra en mano por cafés y peñas con el ardor de ser siempre acogida y sentimiento. Corazón nacido hace 154 años y que desde el Bayamo que le abrazó para la eternidad es por siempre armonía y música de amanecer y crepúsculo, de amor y de vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*