La hazaña más fieramente audaz de nuestras luchas por la libertad (+ audio y video)

¡Qué peso carga en sus hombros el 13 de marzo! Es esa página raigal de nuestra historia que rompe con su valía las altas barreras del tiempo con una fuerza inesperada y atraviesa casi inerte hasta nuestros días.

Son las acciones del 13 de marzo, sin lugar a dudas, un legado permanente para la juventud y un compromiso eterno de esta masa irredenta con la Revolución.

Era plena luz del día, pasaban a penas las 3 de la tarde cuando integrantes del Directorio Revolucionario irrumpían en Radio Reloj conducidos por José Antonio Echeverría, presidente entonces de la ya existente y valiosa Federación Estudiantil Universitaria.

Una alocución al pueblo de Cuba, aunque interrumpida, hizo temblar las simientes y al mismo tiempo, otro grupo tomaba por asalto el Palacio Presidencial con el propósito de ajusticiar al dictador Fulgencio Batista.

Se conmovería entonces la nación y quedaría así para la historia, a decir del Dr. Emilio Roig, como “La hazaña más fieramente audaz de nuestras luchas por la libertad.”

Como José Antonio Echeverría entonces, así viven hoy los jóvenes cubanos, con un pie en el presente y otro en el futuro, y a la distancia de más de seis décadas, este joven, todo humildad y corazón, aún conduce los pasos de las nuevas generaciones, enfrentando y desafiando el peligro, siempre en la primera fila del combate.

Que fue un hecho decisivo para el triunfo, es cierto, que cumplieron sus objetivos pese a los desaciertos, también, que logró atraer a la lucha a todo un pueblo de obreros, estudiantes y campesinos, protagonistas de la victoria definitiva, no hay dudas.

¿Cómo no recordarlo entonces?, si es que conocer el pasado reafirma el presente y consolida el futuro, y esa es nuestra principal fortaleza.
Parafraseando un poco, un periodista escribió una vez que el pasado no puede ser la suma de relatos y sucesos, su conocimiento debe estar en el centro de nuestros debates ideológicos; estudiarlos, emprender su análisis y hacer reflexiones ante cada acontecimiento, traspasa los valores.

Y así queda resumido el 13 de marzo, muestra de espíritu y unidad.

El desafío continúa, cada día una batalla, sin tregua, las dificultades han existido, existen y existirán, ahora el discurso es otro, pero el principio es el mismo.

No se aceptan llantos, negativas, ni lamentos, es hora de levantarnos, son tiempos de reafirmación y compromiso, día a día, con tenacidad y con nuestros propios esfuerzos.

Fue un 13 de marzo de 1957 y a 64 años, la juventud se pronuncia y exclama a decir de Fidel “Que nuestros héroes no están olvidados ni muertos”, aquí están sus herederos que, con el remo de proa, avanzan indestructibles a la victoria.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*