Carlos Manuel de Céspedes: nombre en el mármol sagrado de la patria

Aborreció la dominación española, y dedicó cada día de su existencia luego de 1868 a consolidar el deseo del pueblo cubano de arrancar su independencia a España al costo que la patria lo demandare. Su legado fue ampliamente humanista e independentista. Por su lucha nació en la escena política y de las entrañas del pueblo un nuevo ejército con ideales libertarios y emancipadores que sólo buscaban libertad. Con accionar patriótico, su aguerrida defensa a favor de la independencia y de los derechos de los más desvalidos modificó el curso de la historia de Cuba y le hicieron acreedor del título de Padre de la Patria: Carlos Manuel de Céspedes y López del Castillo.

Con tal clarinada, el también abogado, legitimaría así su papel de precursor, en una gesta revolucionaria cuya fuerza y esencia trasciende hasta nuestros días.

Sería entonces que el respetado luchador se dedicaría a diseñar los caminos complejos de la República, a cuya causa entregó vida y talento. A su Patria, no solo defendió por la vía insurrecta, sino desde la fantasía infinita de un artista y la fuerza intelectual de su pensamiento.

Y es que en la figura de Céspedes convergen no solo el hombre liberal, el abolicionista o el poeta, sino también encontramos al masón, a quien rinde tributo a la matrona de Cuba, al civilista, al estratega, al político. Facetas que lejos de dividir al ser, lo complementan, y que resultan parte esencial y enriquecedora del porqué es, y por derecho tiene que ser, el Padre de la Patria cubana.

Válido resulta comentar, para adentrarnos en la cuestión, que el alzamiento del 10 de octubre no fue resultado del ímpetu irracional de un grupo de hombres comandados por Carlos Manuel de Céspedes. Este, heredero de una tradición independentista que se extiende desde las ideas precoces de Félix Varela, la poesía patriótica de José María Heredia, hasta las liturgias masónicas de Vicente Antonio de Castro, ante el temor del descubrimiento de la insurrección, no se detuvo a pensar cómo desenredar el nudo de los problemas de Cuba y, cual Alejandro Magno, lo cortó de un tajo.

En este sentido, el Dr. Cs. Rafael Acosta de Arriba ha llamado la atención a que nos referimos a un “rebelde en potencia que 17 años antes del 10 de octubre de 1868 consideró y maduró permanentemente la idea de la ruptura con España a través de una rebelión”. Un hombre que, como muchos otros, no necesitaba la revolución, pero que se alzó por amor al decoro y la virtud.

De sacrificio, abnegación y utopía moldeó su fecunda vida Carlos Manuel de Céspedes.

A 147 años de su transformación fecunda, continua camino al futuro su ejemplo y obra de vida por la Cuba necesaria de estos tiempos. Su nombre está inscrito para siempre en el mármol sagrado de la Patria, para quien es padre, amigo y soldado.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*