La protección de los bosques, un interés de todos

La importancia del cumplimiento de las acciones planificadas para la campaña nacional de protección contra incendios forestales es un tema que amerita reflexión pública.

El programa de este año inició el primero de enero y se extenderá hasta el 31 de mayo, cuando inicie la etapa lluviosa en el país.

Es preciso concientizar la significación de las medidas planificadas para la protección de los bosques, porque ellos conforman el patrimonio forestal y su cuidado constituye un interés de nuestro Estado socialista.

El bosque es además un recurso natural renovable de la nación, que proporciona bienes y servicios de tipo económico, ambiental, social y cultural, y por tanto debemos aprovecharlo racionalmente, sin detrimento de las normas reguladoras y protectoras del medio ambiente.

Según estadísticas oficiales, en el año anterior hubo en el país 504 incendios forestales que dañaron más de cinco mil hectáreas, con un promedio de unas Diez hectáreas afectadas por cada uno de ellos, fenómeno que puede ser revertido al contar con una Estrategia y Programa Nacional de gestión y manejo del fuego en los bosques para el período 2018-2025, algo poco común en el mundo.

Por lo nociva que representa para la economía del país la ocurrencia de incendios forestales, es imprescindible un accionar unido en esta campaña, con la participación activa y masiva de la población, la que debe estar organizada, informada, preparada y motivada por las instituciones responsables del cumplimiento del programa nacional contra estos siniestros.

Es momento también de poner manos duras a los que, con una actuación irresponsable, provocan incendios forestales, como los fumadores que lanzan colillas de cigarros encendidas en áreas inadecuadas, a los choferes y responsables de vehículos que entran al bosque sin el matachispa y a los que prenden fuego sin autorización en lugares vulnerables para la ocurrencia de siniestros forestales.

Es la hora igualmente de elevar la exigencia a los dirigentes de empresas, organismos y entidades para que implementen y cumplan correctamente las medidas estipuladas para evitar incendios forestales, fundamentalmente en las pertenecientes al sector agrícola, como las cooperativas, donde los campesinos y trabajadores, con el afán de preparar nuevos terrenos para la plantación de distintos cultivos, queman áreas chapeadas sin meditar en las impredecibles consecuencias que puede ocasionar.

No se trata de la realización de acciones formales ni esquemáticas para cumplir un plan de trabajo común, esta vez es necesario que la campaña nacional de protección contra Incendios forestales cuente con un actuar consciente y responsable y un estricto chequeo de lo orientado para disminuir estos hechos, en momentos que la economía del país atraviesa una difícil situación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*