Fortalecer la libertad sin injerencias

El Primero de Enero de 1959 el pueblo de Cuba selló para siempre el pacto con la independencia, la soberanía y la autodeterminación, cuando Fidel entró en el alma colectiva regalándoles a todos el Triunfo de la Revolución.

Resultó ese instante uno de los más sublimes de la historia porque a partir de ahí los hombres y mujeres de la Isla unieron voluntad en el empeño de edificar la sociedad nueva.

Pero fue el propio Comandante en Jefe quien alertó desde temprano que el camino sería mucho más complicado.

La visión del Líder Histórico de la obra socialista no falló: los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos no perdonaron la afrenta en sus propias narices y desataron una feroz actividad injerencista para tratar de derrocar la Revolución.

La crisis de octubre y la invasión por Playa Girón son los primeros relevantes botones de muestra de esas acciones, a la que siguieron actos terroristas, la guerra bactereológica, la incitación a la rebelión con bandas de alzados y el bloqueo económico, comercial y financiero, la política injerencista más genocida y extendida contra país alguno.

Pero a ellos siempre les falta visión y la miopía parece congénita al no percatarse que ante cualquier “artimaña” a lo largo de 62 años, el pueblo cubano alza las banderas de la unidad, la resistencia, la denuncia y el compromiso heredados del Comandante invicto.

Más actuales son la guerra de cuarta generación o mediática que pretende crear y presentar ante el mundo a la Mayor de las Antillas como un gran caos y el fantasma de San Isidro, integrado por papagayos descoloridos al servicio de las intenciones injerencistas del imperio.

Cuba jamás lo permitirá pues por las venas de la Isla corre sangre mambisa y rebelde y su gente sale cada día a construir voluntades e ideas como ejemplo de dignidad y resistencia para el mundo.

La certeza se refrenda en esta histórica provincia de Granma: aquí comenzó la Revolución y fue por esta porción del archipiélago por donde Fidel trajo la libertad.

Ese orgullo brota hoy entre los granmenses cuando el país asume una decisiva misión: la tarea ordenamiento con evidentes obstáculos en el camino.

Corresponderá al pueblo y al Gobierno Revolucionario despejar el rumbo para fortalecer el andar socialista como ha sido desde el Primero de Enero de 1959: sin injerencias de nada, ni nadie.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*