La economía como profesión compartida

MANZANILLO. – Soraya Santana Mariño y Erick Fuentes Romagoza comparten una profesión en las cuales los números, fórmulas y estadísticas: la economía y la contabilidad.

Hoy, ellos y el resto de sus compañeros integrantes de la Asociación de Economistas y Contadores de Cuba en Manzanillo, festejan su día desde el compromiso que significa aportar de manera directa y eficaz a la estrategia económica del territorio hasta 2030.

Soraya es graduada de informática, pero desde su puesto en la empresa de desarrollo de software (Desoft) aporta sus conocimientos al efectivo engranaje de ese tipo de herramientas computacionales.

“Particularmente impulsamos la correcta implementación del versat, que es un paquete contable financiero, vinculado con todos los subsistemas que integran la contabilidad. Ahora colaboramos con la empresa de gastronomía de Manzanillo.

“Nosotros, desde la rama informática, contribuimos a informatizar todo lo referente a la contabilidad y asesorar a las direcciones a asumir adecuadas estrategias de gestión.

Desoft es líder dentro de su objeto social potenciando la innovación, la comunicación social y la informatización de la sociedad.
Santana Mariño manifiesta que en el presente cumple en la Ciudad del Golfo de Guacanayabo con esas directrices al llevar a sus especialistas a los distintos escenarios económicos.

“Nos vinculamos al comercio electrónico, los portales web del gobierno en el municipio (tarea de la que la provincia de Granma fue puntera en el país), y ahora comercializamos el software

Energus, para el control de los portadores energéticos en las entidades y otro dedicado a asumir correctas decisiones empresariales”, concluye Soraya.

Por su parte, para Erick no resultó complicado optar por la economía y la contabilidad a la hora de elegir qué estudiar.

“Mi mamá, ya jubilada, es licenciada en contabilidad y finanzas, y los números siempre me atrajeron”, dice este licenciado en ese perfil y máster en contabilidad gerencial, que actualmente se desempeña como auditor fiscal en la Organización Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

“En el actual contexto de perfeccionamiento y acorde con la estrategia económica nuestro rol es importante porque somos los garantes de que el presupuesto llegue a donde se destina y en su momento.

“Fiscalizamos y controlamos que las empresas y entidades aporten la establecida y en el periodo que se demande para utilizarse en los proyectos sociales como la medicina y la educación.

“Nuestra labor abarca los municipios de Bartolomé Masó hasta Pilón y auditamos todo el sistema empresarial. La tarea avanza porque las direcciones están conscientes de que ese aporte es imprescindible en este momento, porque se ha ganado mucho en cultura tributaria.

Por último este profesional quiso trasmitir una felicitación a todos sus colegas en este día: “Una congratulación especial a cada uno y reconocer el arduo desempeño en cada una de las áreas, y que tributan al avance de la provincia de manera general.”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*