Juntos en la gloria

Fidel Castro Ruz y Diego Armando Maradona Franco fueron más que amigos. Su similitud de ideas, el apoyo del comandante al “Pelusa” cuando vivió duros momentos debido a sus adicciones y la comunicación abierta entre ambos, dejó en claro que Fidel fue como “un segundo padre” para el “10”.

La primera vez que Maradona visitó Cuba fue en 1987 y fue cuando ambos personajes comenzaron a forjar su gran amistad. El Comandante podía presumir una colección entera de camisetas de Diego, entre las que descartaban las de Boca Juniors y de la propia selección argentina.

En enero del año 2000, en uno de los peores momentos del crack argentino, el líder histórico de la revolución cubana, le abrió las puertas de la clínica internacional “La Pedrera” para que se atendiera de sus adicciones.

En una de las cartas intercambiadas entre ambos, Diego devela una característica muy valorada en su relación: «Fidel, si algo he aprendido contigo a lo largo de años de sincera y hermosa amistad, es que la lealtad no tiene precio y que un amigo vale más que todo el oro del mundo».

Maradona aseguró que el Comandante fue el único que le tendió la mano cuando gran parte del mundo lo rechazaba, en aquellos tiempos en que la droga le puso fin a su exitosa carrera, en una de sus entrevistas dijo Fidel me abrió las puertas de Cuba cuando en Argentina muchas clínicas me las cerraron.

Durante la recuperación, Fidel fue un asidero emocional para el mejor futbolista de la historia: Cuenta el destacado futbolista que él le habló muchísimo de la droga, de las recuperaciones y le hizo ver que sí podía.

Durante su estancia la clínica La Predera, Diego jamás quedó desamparado, como él mismo reconoció ante disímiles medios de prensa internacionales. Fidel lo llamaba a las dos de la mañana para hablar de política, béisbol o cualquier deporte.

Cinco años más tarde, con Maradona recuperado, el mandatario cubano participó en el programa “La Noche del 10”, donde fue entrevistado en una de las emisiones de mayor rating de la serie televisiva.

Tan similares son las ideas políticas de Maradona con la revolución cubana que el campeón del mundo en México 86 lleva tatuados en una pierna el rostro de Fidel Castro y la cara de Ernesto “Che” Guevara, en un brazo.

En el año 2015, Fidel le mostró al mundo cartas de su amigo Diego donde intercambiaban puntos de vista sobre temas recientes de deporte y política.

Quiso la suerte o el destino que esta gloria del deporte mundial falleciera un día como hoy en que se rinde homenaje al cuarto aniversario de nuestro Eterno Comandante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*