Fidel Castro: la batalla global contra el neoliberalismo y por el derecho a la vida

Tan temprano como en 1993 –lejos aún de la crisis que en 2008 emergería en Wall Street– , Fidel Castro ya había manifestado que “el neoliberalismo no tiene porvenir”, porque en su momento todo ese andamiaje de explotación de los pueblos empezaría a ser cuestionado.

El Comandante en Jefe insistía en señalar que esa talentosa movilización de la lucha por los derechos del Tercer Mundo y del conjunto de la humanidad frente a la arbitrariedad imperialista, se debía desarrollar desde una conciencia mundial más lúcida de sus razones y posibilidades. Sin embargo, ante la ostensible hegemonía neoliberal de aquel momento, Fidel admitió que pasaría un tiempo para que esto ocurriera. Mientras, dijo, “tenemos que estar ahí luchando por las cosas más justas, por las ideas más correctas, formando conciencia”.

Pese al poder que entonces el “pensamiento único” neoliberal alcanzó ante la confusión y las deserciones que algunas izquierdas padecieron, el descrédito de las políticas neoliberales pronto siguió a las desastrosas consecuencias de su aplicación. En apenas seis años nuestro Fidel constató que, con la gravedad de los problemas económicos y ambientales en curso, el debate ideológico resurgía en nuevas circunstancias. La humanidad podrá salvarse, observó, porque el imperio está sufriendo una profunda crisis y “un día de crisis forma más conciencia que […] 10 años sin crisis”.

Poco después, al explicar la situación económica internacional y las amenazas ambientales, señaló que “es mundial el problema y por eso también se está formando una conciencia”, a lo que enseguida agregó: “Creo en las ideas y […] en los conocimientos, en la cultura y especialmente en la cultura política”, y hoy esta realidad del mundo globalizado obliga a buscar mayores conocimientos y encontrar soluciones globales.

El pensamiento de nuestro Comandante en Jefe en torno a estos temas nos recuerda, por consiguiente, que no hay tarea más urgente que crear una conciencia universal sobre esos problemas y llevarlos a la masa de miles de millones de hombres y mujeres por todo el mundo. Las condiciones objetivas y los sufrimientos que padece la mayoría de ellos, destacó Fidel, ahora crean las condiciones subjetivas para llevar adelante ese proceso de concientización. Digno homenaje a la fuerza de obra de vida y ejemplo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*