Ahorro de agua. Por un recurso renovable y duradero

La disponibilidad de agua dulce empieza a ser progresivamente menor en el mundo. Es por ello que se impone la necesidad de emplear el agua de una manera mucho más eficiente.

El agua es un elemento esencial para la vida, así como para el desarrollo de las sociedades humanas. Ninguna forma de vida puede existir sin ella. De la misma forma ninguna sociedad técnicamente avanzada ha prosperado sin disponer abundantemente de ella.

Nuestra actual civilización utiliza grandes cantidades de agua para la agricultura, para usos industriales y domésticos. Lamentablemente la disponibilidad de agua dulce empieza a ser progresivamente menor a nivel mundial. Es por ello, que se impone la necesidad de emplear el agua de una manera mucho más eficiente, racional y responsable para poder disponer de ella sin carencias y con respeto a las demás formas de vida.

No obstante, en estos momentos, quizá el hecho más determinante que ocasiona la falta de agua que empiezan a sufrir algunas sociedades se deriva del mal uso y derroche que se hace de la misma. El volumen y densidad poblacional que se han alcanzado en muchas regiones del planeta requiere que se haga un uso más racional del agua de que dispone.

Por ejemplo, son conocidas las enormes cantidades de agua que se pierden en las pésimas canalizaciones de suministro de muchas ciudades o redes hidrológicas. En algunos casos se estima que estas pérdidas llegan al 60% del agua transportada.

En nuestra sociedad el consumo de agua por persona puede suponer más de mil litros por habitante y día. Esta elevada cantidad se puede entender si consideramos que para producir un kilo de plástico es necesario 2 mil litros de agua o que para conseguir un kilo de arroz es necesario 4 mil litros De los cuales alrededor de 200 litros son para consumo humano (beber, cocinar, higiene personal y limpieza del hogar). Este consumo es 4 veces mayor que el que considera adecuado la Organización Mundial de la Salud (OMS), siendo este de 50 litros por habitante y día.

Tenemos que ser conscientes que los derechos que disponemos sobre el agua son muchos, pero que también tenemos obligaciones. Es responsabilidad de todos hacer un uso correcto de ella, para asegurar que todos los ciudadanos disfruten sus beneficios, además de conseguir que sea un recurso renovable y duradero.

El uso racional y productivo del agua disponible es uno de los elementos claves de la nueva política del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos. Las disposiciones oficiales -incluida una nueva tarifa para el sector estatal- comenzaron a aplicarse a inicios de 2013. El cumplimiento de los planes de consumo estatal y privado son el instrumento ideal para medir su eficiencia.

En las instalaciones estatales más de dos mil millones de metros cúbicos del líquido pueden ser recuperados cada año, a un costo de 730 millones de pesos, según estadísticas relacionadas con las potencialidades de ahorro. En esa estrategia ocupan un lugar importante la gestión de riesgos asociados a la calidad del fluido y a eventos hidrometeorológicos extremos, sobre todo durante la temporada ciclónica.

Con la entrada en vigor de la nueva normativa, las tarifas se diferenciarán según el consumo, se penalizará las ineficiencias y se estimulará el ahorro. El programa establece también que las finanzas recaudadas por el sector hídrico serán reinvertidas en el mismo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*