Unificación monetaria: Sobre el salario, gastos promedios y una nueva canasta de referencia

Que el trabajo aportado se convierta en un valor primordial de nuestra sociedad pudiera decirse que es uno de los propósitos cardinales de la reforma salarial, política concebida dentro de la Tarea Ordenamiento y que forma parte de un proyecto integral, en el cual confluyen la unificación monetaria y cambiaria, así como la eliminación de subsidios y gratuidades indebidas.

Sin embargo, no se trata solo de alejar las distorsiones de una pirámide que ha estado por mucho tiempo invertida; para que el salario cumpla esa función de brindar condiciones dignas a la población, resulta necesario precisar cuáles son las necesidades básicas del trabajador y su familia, y el consumo promedio a satisfacer, desde el punto de vista monetario.

Estamos hablando, en resumidas cuentas, de la transformación del salario mínimo y de su relación con la canasta de bienes y servicios de referencia, afirmó Francisco Silva Herrera, director general de ventas de mercancías del Ministerio del Comercio Interior (Mincin).

Como parte de los estudios que acompañan el tema del salario y su reforma, se han tomado en cuenta los principales gastos que hace una persona para adquirir bienes y servicios fundamentales, explicó. «A partir de esa canasta de referencia se asegura que aquellos que reciben menos ingresos puedan sufragar ese consumo estimado».

La canasta de bienes y servicios de referencia no es un concepto exclusivo de Cuba, se utiliza en muchos países para establecer políticas macroeconómicas, señaló Silva Herrera.
«Por ejemplo, algunas naciones incluyen el gasto de salud y educación en esa canasta, pero no es el caso de Cuba, pues son servicios gratuitos y, por ende, no están contenidos en el cálculo referencial de un salario mínimo».

La canasta de bienes y servicios de referencia que hemos adoptado, indicó, incluye una estructura, en particular de alimentos, que aseguran una ingesta diaria que satisface los requerimientos mínimos nutricionales per cápita, aprobados por el Ministerio de Salud Pública.

«En tal sentido, abarca los productos alimenticios de la canasta familiar normada, y suma otra nomenclatura de alimentos y productos no alimenticios de venta liberada y un cálculo del consumo fuera del hogar.

«Prevé, en igual medida, otros artículos de aseo e higiene personal, vestuario, calzado, un porciento para el mantenimiento de la vivienda, así como el pago de prestaciones básicas, dígase electricidad, agua y telefonía fija, además de la transportación urbana».

Los valores resultantes constituyen el referente para calcular el salario mínimo, el cual debe cubrir las necesidades de consumo básico, aseveró el directivo del Mincin. La canasta es un referente, pero también se tiene en cuenta, para fijar el salario mínimo, la composición promedio de los núcleos, la cantidad de trabajadores por núcleo y que los trabajadores deben pagar contribuciones e impuestos (concepto de salario bruto y neto).

Es necesario aclarar que, cuando decimos que la canasta es referencia para establecer la cuantía mínima a remunerar, lo hacemos en base a una evaluación que toma en cuenta los precios y tarifas que pueden tener los productos y prestaciones, una vez que se apliquen las medidas de la reforma salarial y la unificación monetaria y cambiara, apuntó. «O sea, no se basa en los precios actuales, sino que tiene en cuenta los ajustes futuros».

Para definir cómo pudieran moverse los precios –en un escenario diferente– se ha analizado el comportamiento del mercado internacional, ya que, para determinar los costos de las mercancías, por ejemplo, hay que ver también su coste de importación, tanto si se trata de una materia prima o de un producto terminado, sostuvo Silva Herrera. Esa sería la base para definir luego el precio de comercialización de los artículos, agregó.

De no considerarse esa fluctuación de precios, ocurrirían distorsiones entre el salario mínimo y la canasta de bienes y servicios de referencia, no habría una correspondencia real y no se cumpliría el propósito que encierra la propia reforma salarial. Yaditza del Sol González

1 comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*