Máximo Gómez, inspiración y sustento del internacionalismo

Máximo Gómez Báez

Nuestro José Martí afirmaba que de una mirada se bebía un campamento mientras el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, lo destacó como una de las figuras internacionalistas más prestigiosas de la historia de América Latina.

Máximo Gómez Báez nació en Baní, Santo Domingo, el 18 de noviembre de 1836. Con 29 años se trasladó a Cuba, a la finca El Dátil; tres años después, luego del grito de Independencia o Muerte de Carlos Manuel de Céspedes en La Demajagua, se incorporó a las huestes insurrectas con el grado de sargento.

Prócer independentista, ejemplo de internacionalismo por su entrega a la lucha por la soberanía de la isla, el Generalísimo, epíteto que califica su grandeza y ejemplo, ocupó las más altas responsabilidades dentro del Ejército Libertador de Cuba.

Fue él quien enseñó a los cubanos a utilizar el machete como arma de combate y supo aplicar de manera brillante la guerra irregular para enfrentar a las fuerzas españolas, superiores en número y armamento, a partir de su conocimiento del terreno y el clima de la isla.

Según los historiadores, desafió la muerte en más de 235 combates sin sufrir más que dos heridas y que, a la postre, murió en su cama, fulminado por una septicemia, a los 69 años de edad.

Al producirse la intervención militar de Estados Unidos en Cuba en 1898 y los sucesos nefastos que llevaron a su destitución como General en Jefe del Ejército Libertador un año después, el calificado como genio militar decidió apartarse de la política por su condición de extranjero.

‘No he venido a servir a este pueblo, ayudándole a defender su causa de justicia, como un soldado mercenario; y por eso desde que el poder opresor abandonó esta tierra y dejó libre al cubano, volví la espada a la vaina’, escribió Gómez en un manifiesto a la nación.

“Nada se me debe y me retiro contento y satisfecho de haber hecho cuanto he podido en beneficio de mis hermanos”. ‘Prometo a los cubanos que, donde quiera que plante mi tienda, siempre podrían contar con un amigo’, añadió.

A 184 años de su natalicio, el generalísimo Máximo Gómez y su ejemplo de internacionalismo, son inspiración y sustento para los principios solidarios de la Revolución cubana, siempre presta a ayudar a quien lo necesite.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*