El Generalísimo hijo entrañable de Cuba

La historiografía tradicional registra el 18 de noviembre de 1836 como el día del nacimiento del Mayor General Máximo Gómez Báez, en la localidad de Baní, República Dominicana.

Siendo un adolescente se enroló en las fuerzas del ejército dominicano para defender su suelo patrio de una invasión haitiana, enfrentamiento que lo puso por primera vez en un escenario combativo.

Empezaba su carrera militar y tras la anexión de República Dominicana a España pasó a ser capitán de las fuerzas ibéricas y luego fue ascendido a comandante, por su disciplina, inteligencia y dotes de gran estratega.

El año 1865 constituyó para Máximo Gómez un periodo de grandes cambios, sus responsabilidades en el ejército español lo trajeron a Cuba un lugar que a su llegada le sabia ajeno, pero con el transcurso del tiempo la amó y defendió como suya.

Investigaciones registran que al llegar a esta isla le impresionaron las vicisitudes, la cruda agonía y tristeza que vivían los esclavos, realidad que le hizo cambiar su punto de vista incluso los ideales que defendía desde temprana edad.

Decidido a voltear la realidad de cientos de cubanos sometidos y asfixiados por un gobierno opresor, el 16 de octubre de 1868 se incorporó a la insurrección iniciada por Carlos Manuel de Céspedes y recibió el grado de sargento. Tan grandes fueron los conocimientos demostrados que días después, el propio Céspedes lo ascendió a Mayor General del Ejército.

Historiadores aseguran que el Cuatro de noviembre de 1868, en Pinos de Baire, Máximo Gómez pasó a la historia por su llamado al machete y demostrar la valía de ese instrumento como arma de lucha contra el yugo peninsular.

La pericia y el conocimiento del Generalísimo afianzaron una larga y fructífera historia del machete cubano en las luchas independentistas, instrumento que infundió el horror y pánico en las tropas españolas.

Máximo Gómez confirmó sus condiciones de brillante estratega y táctico militar en la guerra de los 10 años y en la Guerra Necesaria donde destacó la invasión de Oriente a Occidente, protagonizada junto al Mayor General Antonio Maceo Grajales, así como la Campaña de La Reforma y los combates de La Sacra, Las Guásimas y Mal Tiempo.

Al ver frustrado el anhelo de una Cuba libre y soberana por la ocupación militar que siguió a la intervención norteamericana en la guerra contra España, Gómez no abandonó la lucha y continuó con la realización de acciones para lograr la independencia añorada de esta patria de la cual también es hijo.

Los años de tantas batallas, la hostilidad de una vida a la intemperie, las largas cabalgatas, hicieron mella en su organismo hasta deteriorar su salud. El generalísimo que desafío la muerte en 235 combates recibiendo tan solo dos heridas, murió víctima de una septicemia el 17 de junio de 1905 a la edad de 69 años.

Por su arrojo, valentía e incondicionalismo a esta tierra cubana, Máximo Gómez es considerado hijo insigne y entrañable de esta Cuba tan suya como su natal República Dominicana.

La obra del Generalísimo perdura en el tiempo. Una herencia que nos legó como arma de lucha el machete y nos consolidó un pensamiento revolucionario propio de un hombre dotado de una brillante táctica y genio militar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*