Por una diabetes controlada a favor de la vida

Cuba es el país con mejor control glucémico de sus pacientes en toda la región y se ubica en el segundo lugar, después de Canadá en cuanto a mortalidad por diabetes como causa básica. El sistema de salud cubano, con las bondades del Médico de la Familia que están en la comunidad, es donde se orienta, se realiza el diagnóstico temprano y reciben tratamiento y terapia de familia, porque, a decir de los especialistas, las enfermedades crónicas no son de una sola persona.

La diabetes es considerada a nivel mundial una catástrofe en salud que se sigue extendiendo, y mucho más preocupante no es solo la cifra de registrados, sino la cantidad de diabéticos ocultos, sin diagnosticar y tratar de manera temprana y oportuna, lo que deviene en la aparición de complicaciones. En el mundo la padecen más de 425 millones de personas. Y Cuba no escapa de esa realidad. Nuestro país contabiliza más de 750 mil pacientes diagnosticados.

La labor de la mayor de las Antillas en la prevención de esta enfermedad desde la Atención Primaria de Salud, y a las investigaciones importantes que se realizan en el campo de la diabetes se complementa con una labor que, según la doctora Nubia Zaldívar Suárez, especialista en endocrinología pediátrica en el Centro de Atención y Educación al paciente diabético Granma, insiste en la prevención, consistente en realizar actividad física que no solo es caminar y hacer ejercicios, sino también, bailar, nadar, que le evite ser una persona sedentaria y mantener una alimentación baja en azúcares, y carbohidratos y rica en vegetales y frutas, entre otras recomendaciones.

La especialista alerta, además, que la obesidad abdominal, factor de riesgo de diabetes y de enfermedad cardiovascular, es justamente por tener una circunferencia de cintura prominente y con ello las altas concentraciones de grasas porque las vísceras principales están en el abdomen, lo que imposibilitan que esos órganos puedan funcionar adecuadamente.

Cuba constituye un referente a nivel internacional en la prevención y tratamiento de la diabetes. Lo anterior es posible a pesar de las limitaciones que tiene la nación como el no contar con una glucometría de monitoreo continuo o una bomba de infusión de insulina para pacientes que no resuelven con las inyecciones múltiples, por ser dispositivos hechos con tecnología norteamericana.

Sin embargo, pese a las bondades de un programa nacional que data del año 1975 y de contar con una red de centros de atención al diabético a lo largo de todo el país que ya suman 18, persisten las fisuras y el temor ante la enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud, Cuba clasifica entre los países que más recursos y esfuerzos destina a aliviar los padecimientos ocasionados por la diabetes y sus consecuencias en personas de diferentes grupos etarios. Voluntad política, que este 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, se reafirma a favor de la vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*