Consumo de drogas en Cuba: Que la tolerancia cero comience por ti

La prevención del consumo de sustancias adictivas en la población cubana, especialmente en los más jóvenes, continúa siendo nuestra principal arma ante el peligro que representan las drogas en sentido general.

Ante un panorama internacional que vaticina la despenalización de sustancias como la marihuana, Cuba sigue insistiendo en el impacto negativo que ocasiona el consumo de estupefacientes en la salud y el bienestar de las personas, sus familias y comunidades.

En uno y otro espacio, ya sea nacional o foráneo, la posición de nuestro país se ratifica en la no tolerancia a este tipo de consumos, aunque el problema mundial de las drogas sigue poniendo en grave peligro a la salud, la seguridad pública y el bienestar de la sociedad.

De las consecuencias de las drogas no nos percatamos en nuestras vidas hasta que ya el daño está hecho. El alcohol y el tabaco son las más comunes en la sociedad, aunque también se ha demostrado la incidencia de otras ilegales, como la cocaína y la marihuana.

En nuestros centros comunitarios de salud mental y los consultorios médicos de la familia, especialistas de diversas áreas del conocimiento ofrecen consejería y ayuda para prevenir este mal. Aunque se recalca que en esta lucha la función educativa de la familia es muy importante junto a la necesidad de sembrar en la juventud una conciencia crítica sobre las adicciones en todos los sentidos.

La lucha contra las drogas es una batalla de todos, por ello orientar siempre hacia los buenos valores a los jóvenes de casa y propiciar la confianza y la comunicación es la mejor forma de alejarlos de ese camino.

No hay dudas: el uso indebido de drogas repercute en el ámbito personal, familiar y social, produciendo el deterioro de la salud y de las relaciones interpersonales. Por tales razones la sociedad cubana, desde las políticas que implementa nuestro estado, presta especial atención a tan sensible tema desde sus variadas formas de presentación y comportamiento, velando siempre por la seguridad de sus ciudadanos para evitar el flagelo de la adicción. El mensaje es sencillo y claro que la tolerancia cero comience por ti.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*