Educación en valores, un reto para padres, maestros y toda la sociedad

Desde hace algunas décadas , escuchamos, cada vez más frecuentemente hablar de la educación en valores, un concepto que exige en la práctica la implicación de los maestros y los claustros educativos y muy especialmente, de los padres aunque también la sociedad se ve implicada.

Educar en valores significa extender el alcance de la educación de manera que no se limite a la enseñanza y el aprendizaje de materias, habilidades y temas, planteándose metas relacionados con el ámbito moral y el civismo, con propósito de formar ciudadanos responsables.

Con la puesta en práctica de la educación valores se potencia y afianza una cultura y una forma de ser y comportarse basadas en el respeto a los demás, la inclusión y las ideas solidarias.

En la actualidad, educar en valores se perfila como una cuestión imprescindible para formar ciudadanos que sean capaces de asumir los nuevos retos y comprometerse activamente, jugando un papel activo y eficaz en la construcción de un mundo mucho más justo, inclusivo, equitativo e intercultural.

Es por ello que se necesita del concurso de todos para que no se quede en una propuesta de buenas intenciones, ni en un elemento residual que se trate de vez en cuando en clase, es necesario planificar la educación en valores con criterios serios, formales y objetivos. Y considero que en muchos casos, los maestros hacen su mayor esfuerzo.

Esta forma de educar fomenta la igualdad de oportunidades con independencia del sexo, raza, origen, cultura, nacionalidad, o religión. Valora el conocimiento y análisis de los mecanismos que rigen nuestra sociedad, rechaza actitudes discriminatorias, enseña pautas de respeto al medio ambiente por parte de las comunidades y de los individuos, y promueve la salud como un valor fundamental y un recurso básico para el desarrollo personal y social.

Educar en valores es un reto, no sólo para los pedagogos, sino para la sociedad toda, responsable de la formación integral de las nuevas generaciones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*