El Che, hombre de pensamiento profundo e inteligencia visionaria

Basada en principios y en aquel modo de proceder que asombró a muchos, Ernesto Guevara de la Serna fue un hombre que puso siempre sus conocimientos al servicio de los humildes.

Luego de su graduación como médico en 1953, salió de su Argentina natal hacia varios países de Latinoamérica con el noble objetivo de contribuir a transformar la terrible realidad que padecían esos pueblos y que lastraba la vida de millones de seres humanos olvidados y explotados.

Fue en México de ese mismo año donde se reencontró con el joven cubano Antonio Ñico López que había conocido en Guatemala, y que participo el 26 de julio en una acción ejecutada por combatientes revolucionarios dirigidos por Fidel Castro quienes atacaron los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, de Bayamo, para iniciar un período de lucha contra una dictadura militar reaccionaria existente en Cuba desde 1952.

A través de Ñico López entró en contacto con Fidel, quien en julio de 1955 llegó a la capital mexicana con el propósito de reorganizar el movimiento revolucionario que encabezaba con vistas a reanudar la lucha de liberación en Cuba.

Muy pronto el mundo conoció su valor, capacidad, entereza, y de su firme propósito de estar donde se gestara una Revolución y aportar sus modestos esfuerzos.

El Che estuvo en la primera línea de los valerosos expedicionarios del Yate Granma que llegaron a tierra cubana el 2 de diciembre de 1956.

Incontables responsabilidades se le confiaron, complejas misiones que cumplió con eficiencia le fueron asignadas, como la de conducir una columna invasora desde la Sierra Maestra hasta el centro de la isla. Además, en la entonces provincia de Las Villas dirigió la gran batalla de Santa Clara, a finales de 1958.

Tras la victoria popular en enero de 1959, el Che fue uno de los más queridos dirigentes de la Revolución cubana y fue capaz igualmente de, además de su labor dentro de las Fuerzas Armadas, dirigir con acierto varios organismos, el Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria, el Banco Nacional de Cuba y el Ministerio de Industrias.

También representó a Cuba dignamente en varios eventos de carácter internacional y habló, entre otros lugares, ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, el 11 de diciembre de 1964.

Un año después decidió salir de suelo cubano para ofrecer su contribución a la causa revolucionaria de otros pueblos en el mundo, iniciando una extensa gira por países árabes y africanos.

Combatió en el Congo y en Bolivia y en este último país fue capturado y ejecutado de manera clandestina por el ejército boliviano en colaboración con la CIA, el 9 de octubre de 1967.

Al resumir las cualidades que caracterizaron a Ernesto Che Guevara, en la velada solemne efectuada en La Habana el 18 de octubre de 1967, a los pocos días de haber librado su último combate en la selva boliviana, el máximo líder de la Revolución cubana, quién fuera el entrañable amigo, compañero de lucha y un hermano del Che, señaló:
“Porque Che reunía, en su extraordinaria personalidad, virtudes que rara vez aparecen juntas. Él descolló como hombre de acción insuperable, pero Che no solo era un hombre de acción insuperable: Che era un hombre de pensamiento profundo, de inteligencia visionaria, un hombre de profunda cultura. Es decir que reunía en su persona al hombre de ideas y al hombre de acción.”

Luego Fidel aseguró: “Constituyó por sus virtudes lo que puede llamarse un verdadero modelo de revolucionario.”

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*