Economía circular, atenuante para daños creados por la pandemia

La Habana-. Pese a que desde hace varios años se habla de la economía circular, sus preceptos encuentran hoy terreno fértil en medio de los numerosos perjuicios creados por la pandemia de Covid-19.

La alternativa, pensada para hacer frente al consumismo desenfrenado y alimentado por políticas neoliberales, propone la instauración de un sistema económico de producción y consumo capaz de hacer crecer la economía sin deteriorar el medio ambiente.

Una de sus finalidades es reducir los materiales necesarios para la fabricación de productos, además de la cantidad de desechos generados, de manera que se garantice la sostenibilidad y la reutilización de todos ellos.

O sea, la economía circular se centra en el reciclaje, la explotación eficiente de los bienes creados y la gestión acertada de los residuos, en detrimento de un modelo lineal basado solamente en la producción, la venta, el uso y el desecho.

La obsolescencia programada de algunos bienes, por ejemplo, al limitar la vida útil de ciertos productos a un lapso preestablecido por el fabricante, empuja a quienes hacen uso de ellos a comprar nuevos artículos en cortos periodos de tiempos para sustituir los viejos.

Se crea entonces un ciclo sin fin al que también contribuyen las entidades financieras y prestamistas.

Las tarjetas de crédito, al permitir a los titulares pagar por productos o servicios sin tener dinero en efectivo, confieren la sensación de poseer un patrimonio ilimitado mientras la persona compra despreocupadamente y se hunde tras una montaña de deudas.

Resultó este un magnífico empujón a un consumo irresponsable en todo el orbe cuyos efectos resultan bastante claros si se toman en cuenta los tremendos efectos del cambio climático.

Incluso las herramientas usadas para medir el crecimiento económico apuntalan dicho sistema.

A propósito de los indicadores tomados en cuenta para elaborar el Producto Interno Bruto, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz manifestó que si solo nos concentramos en el bienestar material (por ejemplo, en la producción de bienes por encima de la salud, la educación y el medio ambiente), nuestra visión se vuelve distorsionada pues nos volvemos más materialistas.

El culto al dinero y la cimentación de conductas adictivas para conseguir más y más productos, fue una de las muchas maneras encontradas por el neoliberalismo para perpetuarse en los sistemas políticos de diferentes estados.

Sin embargo, el diseño de políticas capaces de incentivar un consumo consciente, y una distribución más equitativa ayudaría a reducir el número de personas en situación de pobreza.

Nuevas medidas merecen ser diseñadas fundamentalmente para el bienestar de los 690 millones de personas con problemas para acceder a la comida, en un mundo donde cada año se bota más de un 15 por ciento de todos los alimentos producidos, según datos oficiales.

A finales de 2019 un informe de Naciones Unidas reveló que solo América Latina, con más de 40 millones de personas golpeadas por el hambre, pierde o desperdicia anualmente 127 millones de toneladas de alimentos (223 kilos por habitante).

La economía circular, al priorizar la reutilización, la potenciación de energías renovables y el uso eficiente de todo aquello producido por los humanos, puede ser una de las muchas soluciones para un mundo actualmente afectado por una crisis de proporciones gigantescas.

Con este enfoque, además, algunos expertos creen que el hombre puede limitar su sometimiento al consumo excesivo y adoptar un rol más protagónico en la protección medioambiental.

Si lograse, apuntan, sin necesidad de la intermediación de otros actores como distribuidores o productores, multiplicar el valor de los bienes que ya están en sus manos a través del arreglo, reutilización y redistribución de productos y servicios, se convertiría en real co-creador, o sea, en un participante activo de la creación de valor en el ciclo económico.

Un consumo consciente es también parte del llamado que hace la Organización de Naciones Unidas para construir sociedades más fuertes y resilientes ante la devastación social y económica causada por la pandemia de la Covid-19.

Según afirmó su secretario general, Antonio Guterres, es nuestro deber esforzarnos e invertir en afrontar el cambio climático y en proteger la naturaleza y los ecosistemas que nos sostienen.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*