Una tradición en la mesa del pueblo

Entrar a un lugar y sentir el olor de la morcilla criolla me trae recuerdos de la infancia, me parece estar viendo a mi abuela limpiando bien las tripas de un puerco para hacer, con la sangre del animal, esa morcilla que es parte de nuestra cultura con sus yuquitas con mojo.

¿Quién con buena memoria no ha vivido experiencias como esa?

Una cultura de la que nos alimentamos hoy, que es parte de nuestra identidad, tradición llegada desde los españoles, la tierra que probablemente más usa la tripa en el mundo.

¿Sabías que la tripa natural de res y de cerdo hace muchos años se exportaba desde Cuba a varios países del mundo?
Un producto altamente utilizado para la preparación de morcillas, perro caliente, chorizo, entre otros embutidos.

Condiciones sanitarias de primer mundo hacen de éste, un excelente envase comestible a diferencia de tripas artificiales importadas que son desechables, no biodegradables y que le cuestan al país millones de pesos.

Granma es hoy una de las provincias que más incursiona en su uso, pese al enorme trabajo que reporta la preparación de la misma, 30 toneladas mensuales salen de la industria cárnica a la mesa del pueblo.

En Bayamo por ejemplo, la Casa del perro caliente, el Bar Pedrito, los mercados en Divisas, así como en diferentes servicios gastronómicos y 28 hoteles de turismo internacional desde Holguín hasta la vecina provincia Santiago de Cuba, constituyen algunos de los principales centros que exhiben entre sus mejores productos aquellos que se elaboran con la tripa fina que prepara la empresa granmense.

Generalizar en el país la utilización de embutidos hechos en tripa fina natural es una de las principales proyecciones de la industria alimentaria para la que nuestro Ministro Manuel Santiago Sobrino Martínez ha intencionado acciones en favor de una alimentación de calidad para nuestro pueblo y a la altura de sus esfuerzos, que no son pocos y sumamente importantes.

Aprender a dar valor a nuestras tradiciones culinarias, al uso oportuno y beneficioso de nuestras potencialidades con el fin de sustituir importaciones y fortalecer la economía nacional, debe ser prioridad en el empeño de defender nuestros intereses.

No permitir que de la incultura de muchos se sirvan los supuestos incomprendidos o malintencionados debe ser, por respeto a lo que día a día intentamos construir, una tarea de todos.

Recordemos quiénes se benefician de las aguas turbias movidas en contexto de crisis económica, que no olvidemos es también internacional.

Y como una colega se preguntaba alguna vez, ¿son las circunstancias que vivimos hechos desconectados del escenario de guerra mediática que enfrenta Cuba por hace más de SEIS décadas?

Este comentario lo generó lo que para muchos fue un malentendido, para otros el desconocimiento y para algunos más, malas intenciones. Recuerden amigos que las redes sociales son un arma de doble filo, formar parte de ellas amerita todo cuidado, mucha cultura y un merecido respeto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*